Menu Big Bang! News
Actualidad aniversario

A 19 años de la muerte de Gilda, "milagrosa" reina de la cumbia

Un accidente le costó la vida pero ni la muerte pudo con su reconocimiento. Al contrario, Gilda fue resignificada tanto por sus fanáticos como por los que no la conocían. De ser reina de la bailanta pasó a ser una “santa” que moviliza fieles y fans de su música.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Su documento demuestra que se llama Miriam Alejandra Bianchi pero para todos es Gilda. Hasta el momento de su muerte, en un accidente vial en la provincia de Santa Fe, la reina de la bailanta y una de las más sobresalientes mujeres del mundo de la cumbia tropical era ella.

Los fans de Gilda la recuerdan en un aniversario más.

La cantante debió hacerse cargo de su hogar desde muy joven: a sus 16 años falleció su padre. Se casó y tuvo dos hijos. Debido a eso debió postergar sus carreras de maestras jardinera y profesora de educación física. Pero al conocer a “Toti” Giménez, quién la impulsó a cantar y fue la última relación amorosa de la hoy santificada. 

Lo cierto es que hay quienes afirman que tras resarle a la dueña del hit “No me arrepiento de este amor” es sanadora. Distintos testimonios aseguran que las suplicas a Gilda mejoran la salud de los niños. Desde el club de fans explican muchos niños con altos niveles de fiebre mejoraron rápidamente con “su ayuda”.

En el lugar del accidente, donde además de ella murió su madre y dos de sus músicos, en el kilómetro 129 de la Ruta 12, en Entre Ríos, es donde se encuentra el santuario que reboza de notas, pedidos, agradecimientos y fotos dejadas por los devotos de la santa bailantera. Incluso hay documentación de quienes creen que sanaron gracias a Gilda.

“Una semana antes de que me operaran, los médicos no lo podían creer, pero ya no tenía nada

En el diario La Nación se publicó un testimonio de uno de los fieles que asegura haber sido sanado. "Empecé a ir al cementerio (donde Gilda está enterrada) porque en un estudio me salió un fibroma y me tenían que operar. Así que fui y le dije: si es verdad que hacés milagros, hacé que no me operen. Y si lo cumplís voy al santuario (en la ruta 12), me bajo del micro y voy de rodillas. Y también voy todos los domingos a la Chacarita. Una semana antes de que me operaran, los médicos no lo podían creer, pero ya no tenía nada. Cumplí con todo lo prometido, y ahora cada vez que salgo de casa toco la foto y le pido protección",dijo Elba Quintana, quién vive en Mataderos y se suma a la campaña para santificarla. 

El santuario de la cantante construido por sus fans.  

El presidente del club de fans, Gustavo Alarcón explicó a Diario Popular que tras la desaparición física de la artista “se dieron una cantidad significativa de hechos inexplicables” y que esperan que sea beatificada en algún momento. Mientras tanto, difunden su imagen al estilo estatuilla religiosa, que incluso ahora se envió a una iglesia en Chile para los seguidores del país vecino.

Uno de sus más conocidos seguidores es Leo García, quién estuvo a cargo de varios tributos, donde combinó el pop, rock y la movida tropical con su guitarra criolla.