Menu Big Bang! News
Actualidad PREOCUPACIÓN

Alacranes: alertan sobre nuevos ataques en la Ciudad

Luego del caso detectado en Palermo, crece el temor por el aumento de escorpiones en Buenos Aires y otras provincias. Consejos para evitar ser atacado.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El calor motiva la aparición de escorpiones, más conocidos como alacranes. La posibilidad de ser picado por estos arácnidos aumenta y es por eso que el Ministerio de Salud Pública a través del Programa de Animales Venenosos recomienda tomar precauciones. Ayer se conoció el caso de un niño que fue picado en Palermo. Luego de sufrir cuatro paros cardíacos, sobrevivió. En las próximas horas le darán el alta.

Pero este caso no es el único. Otros niños fueron víctimas de picaduras, como también adultos  y la preocupación crece.

El alacrán encontrado en Palermo es llamado Titius Trivittatus.

La presencia de alacranes en la Ciudad no es tan extraña como se piensa. Comenzó cuando se inicio la construcción de la línea A de subte, la más antigua de la ciudad, que fuera inaugurada en 1913. Los temibles arácnidos llegaron ocultos en los durmientes y se quedaron para siempre. Así lo explicó el especialista adjunto del CONICET, Sergio Rodríguez Gil, a Diario Popular.

Las arañas y escorpiones son antiguos habitantes de la Capital Federal, y extienden sus dominios hasta General Paz y el Riachuelo. A diferencia de las arañas, el alacrán posee el veneno en una glándula ubicada en la parte posterior del cuerpo, que  es inoculada a través de una uña. Todos los escorpiones son venenosos, algunos más que otros.

En caso de ser picado intente capturar al alacrán y vea a un médico.

Los alacranes también existen en Córdoba, La Rioja, Tucumán y en la Mesopotamia. La especie que apareció en Palermo es conocida como Titius Trivittatus, una de las más agresivas y peligrosas. Se trata de una plaga de hembras que salen a cazar insectos, especialmente cucarachas, y que en verano se muestran más activas.

“Vienen por las cañerías y aparecen por las rejillas. Son capaces de trepar un 7mo y 8vo piso porque tienen uñas”, sumó Rodríguez Gil.

Los síntomas tras la picadura son fiebre, calor y dolor intenso en la zona afectada. Frente a un ataque de alacrán es recomendable llevar el arácnido al médico para que este pueda identificar con precisión el antisuero que hay que administrar al paciente.

Hasta el momento se detectaron cuatro tipos de alacranes en la provincia de Buenos Aires. Los que se encuentran con mayor frecuencia dentro de los domicilios son de color amarillo o marrón. Las picaduras pueden ser mortales para los niños menores de 3 años pueden ser mortales, al igual que para los ancianos o personas que padezcan problemas cardíacos.

La picadura es muy dolorosa y en la mayor parte de los casos se requiere de la aplicación de calmantes. Estos escorpiones se alojan en sitios húmedos y en todo tipo de edificios y viviendas. Tanto en sitios rurales como urbanos logran encontrar refugio. No es una especie agresiva: la picadura sólo se produce la picadora cuando es pisado, rosado o aplastado con alguna parte del cuerpo.

El lugar donde guardan su veneno.

Para prevenir el ingreso al domicilio se recomienda cumplir con los siguientes consejos:

  • Tapar los desaguaderos, rejillas, piletas de lavar y bacha de cocina con tapones o trapos, principalmente de noche y luego de terminar con las tareas domésticas.
  • Cubrir con bandas de goma u otro producto los bordes inferiores de la puerta de acceso a los domicilios.
  • Arrojar líquidos desengrasantes en las cañerías luego de terminadas las tareas domésticas.
  • Recordar que su alimento preferido son las cucarachas, por lo tanto si se disminuyen éstas, también disminuirá la población de escorpiones.