Menu Big Bang! News
Actualidad piñón fijo

Así quedó la mandíbula del policía atacado por los rugbiers

Un medio brasileño exhibió fotos de los estudios médicos del policía brasileño atacado en Río de Janeiro por rugbiers argentinos. Las imágenes.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A medida que pasa el tiempo, la situación de los 4 rugbiers argentinos detenidos en Brasil más complicada. Ahora aparecieron imágenes de la fractura de mandíblula que sufrió Gustavo Rodrigues, el policía brasileño que fue golpeado por los argentinos en el bar Palaphita.

Fractura grave, dicen los medios cariocas.

Las fotos fueron divulgadas por el diario Extra, y estas demuestran la saña que utilizaron los deportistas argentinos: el brasileño tiene fracturada la mandíbula desde la boca hasta el mentón.

Así le quedó la mandíbula al policía brasileño.

La causa 

Los cuatro rugbiers del club bonaerense Los Cedros (Patricio Velázquez, de 34 años, Tomás Fernández, de 33, Hernán Gabriel González, de 35, y Adrián Gustavo de Donato, de 32.) quedaron detenidos el sábado luego de protagonizar en la noche del viernes una pelea en el bar Palaphita, ubicado dentro del Jockey Club, en el barrio de Gavea, luego de que brasileños y argentinos comenzaron con actos de provocación y hostilidad.

Situación delicada para los miembros del equipo.

Actualmente, los deportistas están detenidos en una de las prisiones más peligrosas del país vecino. Duermen entre asesinos y violentos narcotraficantes.

La cárcel donde están se llama Complejo Penitenciario deGericinó, queda en Río de Janeiro, tiene 26 pabellones y conviven 17 mil internos de ambos sexos.

¿Cómo fue la pelea?

Emilia Azcar, novia Adrián de Donato, uno de los argentinos detenidos, contó que aún no pudo comunicarse con su novio, pero detalló lo sucedido el viernes por la noche:

"Los chicos fueron insultados y agredidos por tres brasileños que comenzaron con empujones, por eso ellos respondieron", señaló la joven en dialogo con Radio Diez.

Además agregó: "Entre los atacantes había dos policías vestidos de civil, que nunca se dieron a conocer como tales". También dejó en claro que no hubo "desacato" ni "resistencia a la autoridad" por parte de los rugbiers. Y agregó que "ninguno tiene antecedentes penales. Son chicos con estudios universitarios, con trabajo, con hijos. No toman alcohol y no consumen estupefacientes ni nada porque son deportistas y al día siguiente tenían un partido".