Menu Big Bang! News
La ciudad invadida de camalotes desde la borda de un barco.

La ciudad invadida de camalotes desde la borda de un barco.

Actualidad Invasión

Camalotes en Puerto Madero: los buques, a paso de hombre

Los barcos que parten a Colonia y Montevideo desde el Dique IV están demorados por los problemas técnicos que ocasiona la navegación entre la abundante vegetación que llegó a la zona costera de la Ciudad.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La llegada de los camalotes a la zona de Puerto Madero dejó de ser un fenómeno atractivo que convoca a turistas y curiosos, para convertirse en un problema para las embarcaciones que parten y llegan desde la terminal de Buquebus, ubicada en el Dique IV. Las demoras  y los inconvenientes comienzan a hacerse notar. BigBang te muestra las fotos de este fenómeno.

Los diques de Puerto Madero completamente cubiertos de camalotes.

Con una demora de diez minutos, el rápido de buquebus de las 8:30, emprendió su salida al Puerto de Colonia y a menos del la mitad del viaje, se cortó la luz. Pocos minutos más tarde la nave debió emprender la vuelta a Buenos Aires, debido a que las tuberías se taparon con la vegetación que flotaba en el río. “El río parecía la cancha de River y con el barco en esas condiciones debimos volver a paso de hombre para abordar otra embarcación”, relató un pasajero.

En el medio de la resignación de los viajeros, la mayoría fue embarcado en el buque Eladia Isabel que partió 10.45 de la mañana. El resto optó por esperar el próximo rápido. Sin embargo, aún está en duda la posibilidad de que los barcos denominados “rápido”, puedan salir y navegar sin problemas, ya que se trata de embarcaciones más bajas muy propensas a que la vegetación se meta por sus tuberías.

Los “rápidos” de Buquebus, complicados para navegar entre los camalotes.

Desde las páginas de la empresa naviera, comenzaron a hacerse notar las demoras en las embarcaciones más veloces.

Como consecuencia de las crecidas de los ríos en el Litoral, los camalotes llegaron a la costanera porteña y a localidades del norte del conurbano bonaerense, cubriendo de verde las márgenes del Río de la Plata, para convertir sus aguas en una especie de césped flotante. 
La invasión de los camalotes comenzó hace cuatro días atrás, en la localidad de Quilmes, y con el correr  de los días se fue extendiendo hacia la costanera porteña, hasta llegar también a las localidades del norte del conurbano. Las autoridades sanitarias aún permanecen en alerta, ya que este tipo de vegetación traen consigo diversos insectos y alimañas.

La zona costera en alerta por las alimañas que viajan en los camalotes.

Los especialistas en meteorología informan que la aparición de camalotes en las zonas costeras del Río de la Plata, se pueden repetir en los próximos seis meses, debido al fenómeno de la Corriente del Niño que durante la temporada estival impactará en la subida de ríos.