Menu Big Bang! News
Caos en el Correo por las cibercompras: ¿cuándo llega el puerta a puerta?

Actualidad Gestión

Caos en el Correo por las cibercompras: ¿cuándo llega el puerta a puerta?

Muchos compradores asumen que ya corre el "puerta a puerta" y,  por eso, el Correo Argentino se llena de paquetes que deben ser retirados. Hay largas colas en el Centro Postal Internacional del Correo Argentino. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Una semana después de que el titular de la AFIP, Alberto Abad, anunciara que la entrega de compras por Internet volverá a ser puerta a puerta, el Centro Postal Internacional del Correo Argentino ubicado en la esquina de Antártida y Letonia mostraba esta mañana largas colas de personas aguardando retirar sus paquetes.

Esta mañana, una larga cola se armó frente al Centro Postal Internacional.

Según le contó personal de la entidad postal a BigBang, muchos compradores asumen que la medida de reparto puerta a puerta ya corre y, por eso, aumentó la cantidad de operaciones. De hecho, hay personas que llaman para consultar y se sorprenden al enterarse de que aún no se implementó el servicio de couriers a domicilio. "Sabemos que se hará, pero aún no tenemos fecha puntual", revelaron desde el Correo Argentino.

Además, suma para el amontonamiento de público el reducido horario de atención del Centro Postal Internacional, que sólo está abierto durante tres horas y media al día, desde las 9 hasta las 12.30.

El Centro Postal Internacional sólo atiende de 9 a 12.30.
Muchos usuarios asumen que el servicio de courier ya está implementado.

Así, hasta ahora el sistema continúa siendo igual que durante el gobierno de Cristina Fernández. Esto es, las personas que compraban productos extranjeros vía Internet debían llenar el formulario 4550 en la web de la AFIP, completar una declaración jurada y luego retirar lo comprado luego de una larga espera. Además, se debe respetar un tope de gasto anual de 25 dólares por persona.

Estas restricciones, que habían sido señaladas como "kafkianas" por Abad, estaban destinadas a paliar la fuga de divisas y fueron impuestas a raíz del enorme éxito de sitios web de venta como DealExtreme, Asos y Ali Express, que ofrecían precios bajos y, en muchos casos, no cobraban envío.