Menu Big Bang! News
Actualidad Escándalo y sospechas

Caso efedrina: los hermanos Lanatta se fugaron de la cárcel de General Alvear

Escaparon esta madrugada tras maniatar a dos guardias. Estaban condenados por el triple crimen de General Rodríguez en 2008. Uno de los involucrados había relacionado a Aníbal Fernández con el caso.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los hermanos Christian y Martín Lanatta, condenados por participar en el triple crimen de General Rodríguez en 2008, huyeron esta madrugada de la Unidad 30 del Servicio Penitenciario Bonaerense, en la localidad de General Alvear. En la fuga también escapó Víctor Squillaci Bonini, otro detenido por la causa de la efedrina.

Lanatta, en su última aparición en televisión. 

Según informó el portal Alvear Ya, el hecho ocurrió a las 2 y media de la madrugada de hoy cuando los internos maniataron a dos guardias penitenciarios y huyeron en un vehículo del lugar con un efectivo como rehén. El hecho fue confirmado luego por la Policía Bonaerense mediante un comunicado.

Los condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez. 

"Los internos lograron escapar en la madrugada de hoy vistiendo ropas oscuras utilizadas comúnmente por personal del servicio penitenciario. Amenazaron con un arma de fuego a la guardia; y para huir utilizaron a personal del servicio como rehén y un auto de apoyo que dejaron a las pocas cuadras", detalló el escrito oficial. 

Martín Lanatta vinculó a Fernández con el Triple Crimen y la efedrina. 

Los hermanos Lanatta salieron por la puerta principal de la Unidad a las 2.32 de la madrugada y las cámaras de seguridad de la zona registraron al Fiat Uno de la Unidad Penitenciaria que los tres internos usaron para huir con el rehén a bordo.

Otras cámaras filmaron cuando los condenados a prisión perpetua dejaron libre al rehén y se cambiaron a una camioneta negra que los estaba esperando. A esta última, se la vio pasar a toda velocidad por la ruta nacional 205 que va hacia el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

De acuerdo con las primeras versiones extraoficiales, en estos momentos son buscados por un centenar de efectivos entre Policía Comunal, DDI Local, Patrulla Rural y Servicio Penitenciario. Lo hacen en distintos puntos de la ciudad, con foco en Villa Belgrano, lugar donde quedó abandonado el Fiat.

El caso

El 13 de agosto de 2008 aparecieron en un descampado los cadáveres del empresario farmacéutico Sebastián Forza, su socio Damián Ferrón y el físicoculturista Leopoldo Bina.

Forza junto a su esposa Solange Bellone, quien declaró en varios oportunidades en el juicio. 

Los tres habían desaparecido el 7 de agosto. Según las pesquisas, se dirigían a una reunión en el hipermercado Wal Mart, de Avellaneda, donde tenían una “importante“ encuentro de negocios relacionados, presumiblemente, con la venta de efedrina.

Ferrón, otro de los asesinados, practicaba boxeo. 

La búsqueda policial fue intensa y los medios se hicieron eco del caso, del que se manejaron diferentes versiones. El 13 de agosto hallaron los cadáveres acribillados en un descampado de General Rodríguez, en el oeste del conurbano bonaerense.

Según la investigación, tras la reunión a la que habían asistido, Forza, Ferrón y Bina fueron trasladados hasta una casa de la calle Nicolás Videla 631 de la ciudad de Quilmes, propiedad de Martín Lanatta. Allí las víctimas fueron torturadas y ejecutadas "cruelmente" y se cree que sus cuerpos fueron congelados hasta que los tiraron en un descampado.

Los cuerpos fueron hallados en un descampado.

A fines de 2012, el Tribunal Oral en lo Criminal 2 de Mercedes condenó a prisión perpetua a los hermanos Cristian y Martín Lanatta, como autores materiales, y a los hermanos Víctor y Marcelo Schillaci como partícipes necesarios. Como responsable intelectual del crimen está acusado el empresario Ibar Esteban Pérez Corradi, con pedido de extradición en Estados Unidos 

Según la hipótesis judicial, Pérez Corradi se "vengó" de los tres jóvenes porque querían "puentearlo" en un negocio de efedrina con narcotraficantes mexicanos.