Menu Big Bang! News
Actualidad Llegaron al cine

"Chapo", un poroto: éstas son las fugas más increíbles de la historia

Muchas se convirtieron en leyenda y llegaron a la pantalla grande. Los escapes de cárceles tienen un especial atractivo: en algunos casos se producen por fallas en la seguridad, pero muchos son consecuencia del ingenio de los reclusos. Mirá el top ten. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

No habrá que esperar mucho para que la vida y fuga (la segunda) del capo narco “Chapo” Guzmán de una cárcel de máxima seguridad mexicana llegue al cine. Y sea un éxito. La temática tiene todos los condimentos adorados por Hollywood. Pero a través del tiempo, hubo casos tanto o más sorprendentes. Y de personajes que cobraron estatura de leyenda.

¿Sabías que una de ellas la protagonizó el célebre noble y libertino Casanova en 1755? ¿O quién fue el único que logró huir de la infame Torre de Londres? También te contamos los espectaculares escapes del mafioso y ladrón de banco norteamericano John Dillinger. En uno de ellos amenazó a los guardias con una pistola de jabón y le robó el auto al sheriff. Mirá el trailler.

Sorprendete con el caso de un francés que escapó en helicóptero y regresó para ayudar a otros presos y con la historia del piloto Dieter Dengler, el único prisionero que huyó de una campo de concentración vietnamita durante la guerra y tuvo su film. O con la legendaria fuga de Alcatraz, quizá de las más brillantes de la historia.

Una de las películas más exitosas y recordadas de todos los tiempos está basada en la historia real de una fuga increíble de una cárcel turca. Mirá el trailler de Expreso de Medianoche.

“El gran escape” muestra la fuga de decenas de soldados aliados de una cárcel alemana en 1944, durante la Segunda Guerra. Es considerado como una “obra maestra” de organización y audacia. Y fue un gran éxito en los cines.

Túneles, disfraces, violencia, astucia y hasta sobornos. En este mundo todo es lícito, y a la vez es curiosa la percepción de la gente: en muchos casos, no se puede dejar de “simpatizar” con el reo y festejar su huída. Aunque merezca estar tras las rejas.