Menu Big Bang! News
Actualidad Rock y política

Charly y el poder: una relación de amores y odios que lleva cuatro décadas

Luego de que su carta generara que un funcionario macrista no asumiera, BigBang repasa la relación del músico con los presidentes. Desde su “encuentro con el Diablo” hasta sus coqueteos con Menem y los Kirchner. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El protagonismo decisivo de Charly García en la marcha atrás de la designación de Carlos Manfroni como subsecretario de Asuntos Legislativos del Ministerio de Seguridad es un eslabón más en la larga cadena que une al músico más icónico del rock argentino con el poder político. Momentos diplomáticos y otros más contestatarios signaron las relaciones de García con las figuras de máxima autoridad del país.

  • Contra la dictadura. Se dice que la canción Encuentro con el Diablo, de Serú Giran, se inspira en una reunión con un asesor del presidente de facto Roberto Eduardo Viola, quien supuestamente buscaba un gesto de apertura hacia la juventud argentina. Sin embargo, tanto Charly como David Lebón, guitarrista de Serú Giran. negaron esta versión, aunque García sí compuso otras canciones criticando a la dictadura militar, como Canción de Alicia en el País (también con Serú Giran) y Botas Locas (con Sui Generis), en la que sentenciaba “si ellos son la Patria, yo soy extranjero”.

 
  • Compinches. La relación de Charly con Carlos Menem tuvo como punto más alto en julio de 1999 cuando el riojano invitó a García a la Quinta de Olivos para que brindara un recital privado de una hora y media al que también asistieron el secretario general de la Presidencia, Alberto Kohan, Zulemita Menem y algunas de sus amigas. Ese show redundaría en Charly & Charly, un disco en vivo de edición limitada del que apenas existen 2000 copias. Años después, Charly diría que “era abiertamente anti-menemista, pero quería saber era si él era humano o no”, y siempre encontró momentos para elogiarlo.
Entre Charly y Menem hubo una amistad palpable. 
  • Sin conexión. “De la Rúa me da lástima”, supo declararle alguna vez Charly a la revista Gente. “Un análisis frío sería así: él tuvo la desgracia de querer ser presidente. Eligió la profesión equivocada. Tendría que haber sido otra cosa. Creo que ni él mismo estaba convencido. Tiene cero carisma, y para colmo, llegó después de Carlitos Menem, que es el rey del carisma. Los radicales dijeron: ‘vamos a ponerlo a éste y después le enseñamos cómo se hace’. Me pareció un tipo muy aislado y acorralado por su familia”. Está claro que, para García, el ex presidente Fernando de la Rúa no era alguien digno de su admiración. 
  • Respeto con algo de recelo. Durante la presidencia de Néstor Kirchner, García tocó varias veces en eventos oficiales, pero también dejó espacio para mostrarse rebelde. En el 2005, por ejemplo, le preguntó “¿Menem no era peronista igual que ustedes?” al público kirchnerista que contempló un show suyo en el Salón Blanco de la Casa Rosada. Un año antes había cantado el Himno Nacional en la Plaza de Mayo, también invitado por Néstor, y días después le dijo al diario La Nación que ya no sabía del todo qué era ser peronista. “He visto tantos y tan diferentes entre sí que uno no puede concluir cuál es su verdadera ideología. Lo mismo que el comunismo, que no existe más y que en una época era lo que todos querían ser”, sentenció.
Charly y Néstor, una relación cordial no exenta de recelos. 

 
  • Cariño y admiración. “No soy kirchnerista pero Cristina me cae bien”, elogió Charly a la ex presidenta en una entrevista que le brindó a la CNN en Español en el 2013. Y su relación con ella lo comprobó: durante el gobierno de Cristina Fernández, García participó en varios recitales sobre escenarios montados frente a la Casa Rosada. También supo destacar la entereza de la ex presidenta luego de la muerte de Néstor, diciendo que le parecía “admirable cómo se mantuvo con fuerza y firmeza”. Incluso llegó a visitarla personalmente en la Quinta de Olivos para extenderle una invitación para un show que brindó en el Teatro Colón.
Charly y su novia Mecha visitaron a Cristina en Olivos. 

 

  • Con honores. Durante su gestión como Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, distinguió como Embajador Cultural de la Ciudad a Charly. “Este es un día especial para todos los amantes de la música y del rock nacional”, había subrayado Macri en la ceremonia de homenaje. Semanas después, el ahora presidente asistió como invitado a una de las funciones del espectáculo Líneas Paralelas que García brindó en el Teatro Colón acompañado por una orquesta sinfónica de 52 instrumentos.
Charly fue nombrado Personalidad Destacada de la Cultura por Macri. 

¿Cómo seguirá la relación de Charly con Macri?