Menu Big Bang! News
Actualidad Historias radiales

Coco Sily sorteó el "auto del macho" y el ganador lo vende

El ganador del Torino que sorteó Coco Sily, con bombos y platillos, en Radio Pop, puso a la venta el auto a quince días de ganarlo. El actor y conductor habría pagado $34 mil y el vendedor pide $60 mil. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Es una historia tan increíble como insólita. El ganador del famoso Torino blanco, que Coco Sily sorteó en su programa de radio, puso a la venta el auto a tan sólo poco más de un mes de haberlo ganado. BigBang se comunicó con Lucas Ríos para conocer los motivos de la decisión. ¿Qué pensará el macho argentino más famoso?

Feliz. Lucas recibe el premio junto a Coco y Marcos Di Palma.

“Vos que le abrís la puerta a las minas para que pase, que preferís un asado quemado al mejor sushi del mundo, todavía te falta algo para ser el auténtico macho, te falta el Torino y yo te lo voy a regalar”, con estas palabras Coco Sily promocionaba con enorme entusiasmo el histórico modelo que representó al género masculino argentino. Aunque el final de la historia no sería tan feliz. 

El joven que ganó el auto no tiene trabajo fijo y puso a la venta el famoso vehículo al precio de $60.000. “Trabajo en negro y no siempre tengo actividad, sinceramente no puedo mantenerlo”, se lamentó. El auto es modelo 1967 y se había convertido en un icono de la radio e inclusive todos los programas de la emisora promocionaban el sorteo. Cientos de competidores quedaron en camino y sólo uno pudo quedarse con el preciado premio. 

El famoso auto del macho ahora está a la venta en Internet.

Para Coco Sily el Torino representó la magia del macho, y ahora el auto que, según trascendió él mismo compró a poco más de $34.000, se vende como uno más en Internet y no se sabe en manos de quién podría caer el “auto del macho”. 

Así se publica el auto en el sitio de compras y ventas.

Lucas ganó el vehículo el 30 de julio, en el día su cumpleaños. Trabaja en un taller donde arregla zapatillas y a veces la suerte laboral no lo acompaña. “Es un tema complicado, no es que desprecie el premio, pero no tengo plata para mantener la patente y el seguro y el motor consume mucho combustible”. 

Consumo elevado. El torino gasta mucha nafta y su costo es elevado.

Ahora el preciado auto aguarda por un nuevo dueño que le brinde calor y amor. El amor que el propio Coco Sily le entregó mientras estuvo en sus manos.