Menu Big Bang! News
Actualidad camino a la paz

Colombia y las FARC, listas para cerrar su historia de odio

Un histórico acuerdo entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la organización guerrillera busca terminar con un conflicto de medio siglo. Los puntos claves, las dudas y la hoja de ruta.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El conflicto armado más duradero de América Latina parece tener un final. Este miércoles, Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y Rodrigo Londoño Echeverri, líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), anunciaron un acuerdo de paz que busca terminar con un conflicto de 50 años.

Símbolo. Juan Manuel Santos, Raúl Castro y “Timochenko” cerraron el acuerdo.

Ambos líderes anunciaron que “superaron un obstáculo” significativo. El líder de la FARC conocido por su alias "Timochenko", declaró: "Somos adversarios, estamos en orillas diferentes pero hoy avanzamos en una misma dirección, la más noble que puede tener cualquier sociedad que es la de la paz".

La FARC hoy en día tiene unos 6.400 guerrilleros.

El acuerdo se cerró en La Habana y establece que los rebeldes que confiesen sus crímenes ante tribunales especiales, indemnicen a las víctimas y prometan no tomar de nuevo las armas, recibirán hasta ocho años de prisión en áreas especiales, que no serán cárceles, y permitirán programas sociales o de colaboración directa con la población.

El ejército colombiano no es la excepción: sus crímenes serán juzgados y aquellos que sean descubiertos mintiendo deberán enfrentar penas de 20 años de prisión.

El presidente colombiano afirmó que el acuerdo representa "un adiós definitivo a la última y más larga guerra de Colombia y no solo de Colombia, sino de toda América".

Luego de estrechar su mano con el líder guerrillero, Santos planteó que "es un día crucial y muy positivo en el avance de nuestro país hacia la paz y hacia la terminación del conflicto armado".

El acuerdo de paz acaba con más de 50 años de conflicto.

Ambos dirigentes señalaron que a más tardar en seis meses, es decir en marzo de 2016, deberá estar firmado el Acuerdo Final del Proceso de Paz.

Allí se decidirá que no serán indultados los delitos de genocidio, toma de rehenes, secuestro, tortura, desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales y violencia sexual.