Menu Big Bang! News
Actualidad Bendición de fin de ciclo

Comenzó la audiencia entre Cristina y el Papa

Cristina Kirchner arribó a la Santa Sede donde fue recibida por Francisco en una reunión privada. La mandataria tiene la posibilidad de mostrarse junto al Sumo Pontífice a dos meses de las elecciones primarias. Es la cuarta audiencia en cuatro años. Expectativa por el tono político del encuentro. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El encuentro arrancó unos minutos antes de lo previsto, a las 16.50 de Roma (las 11.50 de la Argentina). Cristina Kirchner fue recibida en un anexo pegado a la sala Pablo VI.

No será un encuentro más. La visita de la Presidente a Roma tiene, esta vez, un condimento adicional. Sucede que Cristina Kirchner ya se encuentra con el Papa Francisco en el salón contiguo al Aula Pablo VI y se espera que el eje de la conversación ronde en torno a la realidad latinoamericana y el próximo proceso elector de Argentina.

El encuentro entre Cristina y Francisco será el cuarto en 2 años.

Según trascendió, Francisco le pedirá a Cristina Kirchner que intervenga en el fortalecimiento de los procesos de integración de la región. Por su parte, CFK transmitirá su intención de sumar nuevos encuentros en los seis meses que quedan de su mandato. Una especie de bendición papal de fin de ciclo.

Más allá de la coyuntura política del país, en el encuentro de hoy prevalecerá una visión algo más amplia, orientada a los problemas y desafíos que enfrenta América Latina. La inquietud de Francisco por la región es tan intensa que en dos días se habrá reunido con tres presidentes de la región.

Un mate. El obsequio que CFK le entregó a Francisco en una de sus visitas

Hoy, una hora antes de recibir a Cristina Kirchner, el Papa se iba a reunir con Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, un país cuya problemática conoce de cerca por su amistad con el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin. Sin embargo, Maduro canceló la visita por motivos de salud.

Anteayer el Pontífice le planteó a la mandataria de Chile, Michelle Bachelet, su preocupación por el avance de iniciativas en favor del aborto, además de anticiparle una visita a Uruguay, la Argentina y Chile, en algún momento del año próximo.