Menu Big Bang! News
Actualidad Relatos salvajes

Comerciante loco prendió fuego el puesto de un mantero haitiano

El dueño de una joyería de Liniers lo castigó por vender relojes en la misma cuadra. Luego de infructuosas negociaciones para que abandone el lugar, el empresario roció el puesto y lo incendió.

 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Locura en Liniers. El dueño de una joyería prendió fuego el puesto de un mantero haitiano, luego de descubrir que había comenzado a vender y arreglar relojes. Tras infructuosas negociaciones para que el vendedor callejero desistiera de su actividad, el hombre enloqueció y le prendió fuego al puesto. 

En los últimos años aumentó la presencia de vendedores ambulantes extranjeros 

La víctima se llama Jean Pablo Pito, tiene 41 años y sufrió, además de la pérdida de toda su mercadería, un brutal ataque por parte del joyero de 65 años, Juan Carlos Tempone. Los planteos del empresario comenzaron después de detectar que, además de indumentaria, el extranjero había comenzado a comercializar relojes, actividad que consideró perjudicial para su comercio.

Las autoridades de la Comisaría 42ª acudieron al lugar tras el llamado de un vecino de la zona, pero las importantes llamas ya habían sido extinguidas por transeúntes.

Engaño. Pito no sólo vendía ropa, también comercializaba relojes.

La tensión entre comerciantes y vendedores ambulantes creció en los últimos tiempos, pese a las iniciativas de regulación y control del Gobierno porteño. Aquellos que se instalan en la calle y la vereda infringen la ley, no sólo por vender productos que no son originales, sino que también evaden todo tipo de carga impositiva. 

La venta de artículos ilegales en Argentina es cada vez más común 

Ahora Pito deberá buscar una nuevo trabajo o encontrar la manera de recuperar su puesto. Como él, miles de extranjeros hallaron en el país un refugio, un trabajo y un hogar.