Menu Big Bang! News
Actualidad Burundanga

Cómo funciona la peligrosa droga usada para violar y asaltar

El nuevo móvil por el crimen de las mochileras trae a primer plano el uso de una droga llamada escopolamina, más conocida como burundanga. En la Argentina son varias las denuncias de víctimas que fueron asaltadas o abusadas con esta sustancia. ¿Cuál es su efecto y a qué se debe tener cuidado?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Considerada como la droga que “mata la voluntad”, la burundanga es una sustancia incolora, inodora e insípida, una sustancia que fue utilizada en los últimos años para cometer robos o abusos sexuales. Ahora vuelve a salir a la luz porque es el nuevo móvil del crimen de Marina Menegazzo y María José Coni, las mendocinas asesinadas en Ecuador.

El nuevo móvil del crimen de las mochileras habla del uso de burundanga para reducirlas.

La burundanga, una sustancia derivada del floripondio, se presenta en polvo, y se absorbe muy bien por el tracto gastrointestinal. Se administra a las víctimas mediante dulces, chocolates, gaseosas, el café y bebidas alcohólicas. También se puede insertar la sustancia en un cigarrillo, lo que permite que la sustancia ingrese por vías respiratorias. Menos frecuente es el uso de la escopolamina mediante la vía dérmica (la piel), y en éste caso se aplicaría con el uso de cremas o parches.

La flor del floripondio, de donde se extrae la burundanga.

La burundanga actúa como depresor de las terminaciones nerviosas y del cerebro. Es así como induce la dilatación de las pupilas, la contracción de los vasos sanguíneos, la reducción de las secreciones salival y estomacal. En dosis altas puede causar convulsiones, depresión severa, arritmias cardíacas (taquicardia severa, fibrilación, etc), insuficiencia respiratoria, colapso vascular y hasta la muerte.

Durante la Segunda Guerra Mundial, esta droga fue utilizada por las fuerzas inteligentes alemanas para interrogar a supuestos espías. Por aquellos años, se la denominaba "El suero de la verdad". 

Los "Chacales de la burundanga"

En julio de 2015, Cristian Alberto Omar Yenzi Muñoz (31) y Nahuel Alejandro Araya Valdez (31) fueron condenados a 13 años de prisión luego de que se declararan culpables de haber raptado, violado y robado a siete mujeres que drogaron con burundanga. Una octava chica, menor de edad y que ya había sido narcotizada, fue rescatada del auto de uno de los imputados cuando fueron arrestados en 2011.

Raptaban a sus víctimas en los boliches de la zona oeste.

"Los Chacales de la Burundanga", como los bautizaron los investigadores del caso, raptaron a sus víctimas de los boliches "Petra" de Moreno, "Ejemplo" de San Miguel, y "Me Vengo" y "Club Leloir", ambos de Ituzaingó.

El terror de los jubilados

A comienzo de este año, a mediados de enero, una jubilada denunció que un grupo de mujeres la abordó cuando salió del banco luego de haber cobrado sus haberes. Según denunció la anciana de 72 años, las delincuentes la roció con un aerosol cargado con burundanga, lo que la hizo perder la voluntad primero y el conocimiento después.

Una guía sobre cómo actúan los delincuentes de la burundanga.

“No te muevas, quedate quieta y entrá en tu casa, porque ahora nos vas a dar el dinero que cobraste, en el banco, de la jubilación”, le dijo una de las asaltantes a la anciana cuando comenzó a desvanecerse. El robo se produjo en el barrio de Flores, y además de la jubilación también se llevaron plata que había en la casa y un reloj de oro.

Confirmación científica

En septiembre del año pasado, una panadera de 27 años que fue asaltada por una mujer que le robó 7.000 pesos en Paraná fue sometida a análisis clínicos en los que se detectó que tenía restos de burundanga.

La ladrona se hizo pasar por vendedora ambulante de perfumes, y cuando la víctima, olió uno de los frascos se desvaneció de inmediato. Se despertó veinte minutos más tarde atada y maniatada en el baño, y luego de pedir auxilio fue rescatada por un vecino.

Otro falso vendedor de perfumes

En octubre del año pasado, dos hermanas de 19 y 21 años denunciaron que en Quilmes fueron abordadas por falsos vendedores de perfumes que les rociaron una sustancia que les hizo experimentar el mismo efecto narcótico de la burundanga.

“De repente sentí un fuerte mareo y quise sacar el celular del bolsillo, pero no podía. Cuando la observé detenidamente a mi hermana, estaba pálida y ni se movía. Entonces la tomé del brazo y comencé a correr”, contó una de las hermanas. Ambas se salvaron porque con sus últimas fuerzas se metieron en un local y pidieron que llamen a la policía.

Menos de un mes más tarde, otra víctima denunció un ataque similar, también en Quilmes.

¿Burundanga para robar un bebé?

Uno de los casos más alarmantes asociados a la sustancia se dio hace pocos días, a principio de marzo, en la ciudad de Santa Fe. Según denunció una mujer en su perfil de la red social Facebook, un hombre la dopó con burundanga para robarle a su bebé de cinco meses.

Según relató la víctima, que no hizo la denuncia, caminaba con sus hijos cuando un hombre calvo se le acercó para ver a su bebé. Luego del encuentro notó que el hombre la estaba siguiendo, y tras caminar unas cuadras comenzó a sentir los típicos síntomas de la escopolamina.

Llego a la esquina de Aristóbulo del Valle y Risso y veo el negocio Amor en Ropa. Ahí le digo a mi hija que abra la puerta porque yo no daba más. Entro y le alcanzo a decir a la vendedora que busquen a mi marido y que por favor cuiden a mis hijas. De ahí, no me acuerdo más nada porque me desmayé. Me dijeron que estuve entre 15 y 20 minutos inconsciente.”, afirmó la víctima. Sus dichos fueron confirmados por la vendedora del local.