Menu Big Bang! News
Actualidad Solidaridad

Cristiano Ronaldo entró en la cancha con el refugiado sirio

En el partido que jugó hoy el Real Madrid, Cristiano Ronaldo entró a la cancha con Zaid Abdul, el nene sirio que fue pateado por la camarógrafa. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A pesar de que resulte difícil imaginarloZaid Abdul, el niño sirio que fue pateado por la camarógrafa húngara, Petra Laszlo, logró sonreír de nuevo gracias al fútbol y a Cristiano Ronaldo.

n el partido que jugó esta mañana el Real Madrid contra Granada, el portugués sorprendió al nene y lo invitó a entrar al Bernabéu con él. Previo al comienzo del encuentro, el jugador agarró su mano, le habló sobre fútbol y se sacó fotos que quedarán en el recuerdo del niño.

El jugador se puso la camiseta: en apoyo a los refugiados sirios

Pero esto no fue todo, ayer el club merengue invitó a Zaid, a su padre Osama Abdul Mohsen y  a su hermano Mohammad, a presenciar un entrenamiento del Real. De esta manera los refugiados pudieron conocer y sacarse fotos junto a sus ídolos.

Zaid, su padre y su hermano junto a los futbolistas Cristiano Ronaldo, Pepe y Modrić

Como si esto fuera poco para la familia siria, el jueves también conocieron al presidente merengue, Florentino Pérez, vieron las copas en la vitrina y conocieron por dentro las instalaciones del club.

 La historia de una familia que escapó de su país

Hacia tiempo que no se veía una sonrisa en el rostro de esta familia. Es que tuvieron que irse de su país, dejar sus hogares, sus amigos, dejarlo todo y emprender un largo viaje para escapar de lo que se está viviendo en Siria. Pero no fue fácil ya que para cumplir con ese objetivo tuvieron que pasar por cosas feas. 

La camarógrafa patea al padre de Zaid, quien cae al piso con su hijo.

Esta familia soportó de todo, hasta ser pateada por una camarógrafa húngara, que en lugar de ayudar en medio de la desesperación, complicó aún más las cosas. Pero no todo fue malo, luego de esto se tomaron un tren desde Múnich, Alemania hacia Getafe, España, donde ahora vivien sin miedo y en paz.