Menu Big Bang! News
Actualidad el regreso

Cristina dormirá en Recoleta, el barrio más hostil al kirchnerismo

La ex presidenta se alojará en su departamento de Uruguay y Juncal antes de declarar frente al juez Bonadio y el fiscal Marijuán. Los detalles de la propiedad y la repercusión entre los vecinos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La imputación sobre Cristina Fernández causó conmoción en el mapa político argentino. Ante la decisión del fiscal Guillermo Marijuán, la ex presidenta, deberá declarar en los tribunales este miércoles. Dos días antes aterrizará en Aeroparque, donde se espera una masiva bienvenida por parte de sus seguidores.

La ex mandataria llegará por Aerolíneas.

Después de su llegada, Cristina descansará en su departamento de Recoleta. En estas líneas, BigBang cuenta cómo es el lugar que tiene disponible cuando no está en su amado El Calafate y las repercusiones que la presencia de la antecesora de Mauricio Macri tienen en Recoleta.

los detalles

Cristina pasará sus días en el mismo lugar donde vivió cuando era legisladora nacional: un departamento de 180 metros cuadrados en un quinto piso, valuado en medio millón de dólares.

El edificio donde se elojará la ex presidenta.

La vivienda tiene living, cuatro habitaciones, cocina con comedor, baño en suite y un pequeño balcón, aunque todos los ambientes tienen acceso a una terraza común.

emociones encontradas

A fines del año pasado, su mudanza a la esquina de Juncal y Uruguay fue recibida por un pasacalle con la inscripción "Bienvenida al barrio, compañera Cristina". Firmado por "Ana, Naty, Fermín y Julio", duró poco: un par de días después fue bajado por personal del gobierno porteño, la jurisdicción PRO por excelencia.

El pasacalles que recibió a Cristina en Recoleta.

Así la recibían los vecinos:

 

 

 

Recoleta en particular parecía un terreno minado para la ex presidenta. En el barrio, más del 80 por ciento de los votos en las elecciones presidenciales había ido para Mauricio Macri y las opiniones de los vecinos no eran nada favorables a su llegada. 

Una postura que entonce refrendó un vecino, el comerciante gastronómico Luis Burgos: la noche en la que terminó el mandato de Cristina, hubo más festejos que cuando Argentina salió campeón del mundo. "Nunca en mis años vi nada igual", se sinceró.