Menu Big Bang! News
Actualidad EN SANTA FE

De no creer: lo operaron y le dejaron un guante de látex dentro de la pierna

Un hombre al que habían operado por una fisura en la tibia debió ser trasladado a otro hospital, donde le detectaron que le habían dejado medio guante pegado al hueso de la pierna. Casi pierde la extremidad.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Un hombre casi pierde su pierna en Santa Fe, al quedarle pegada al hueso la mitad de un guante de látex durante una intervención quirúrgica que le habían realizado dos meses atrás.

Durante la operación en el Hospital Cullen le dejaron alojado medio guante en la pierna.

Diego Núñez, de 36 años, fue intervenido en el Hospital Cullen de la capital santafesina a raíz de una fisura en la tibia que sufrió jugando al fútbol.

Diego Núñez había sido operado de la pierna en el Hospital Cullen. 

Sin embargo, tras la operación comenzó a levantar fiebre y la pierna se le comenzó a hinchar, se le puso morada y drenaba.

Debido a este cuadro, el joven fue derivado al Hospital Iturraspe, donde le detectaron el guante que le había provocado la infección.

El Hospital Itarruspe, donde le descubrieron el guante pegado al hueso de la pierna. 

“Acá me operaron y encontraron un pedazo de guante pegado al hueso de la pierna”, explicó el afectado, para luego agregar que, tras la operación, “la pierna empezó a supurar pus y sangre, se me mojó todo el yeso, se me hinchó y se puso roja. Yo levanté fiebre y en los análisis me salieron 15.000 glóbulos blancos”. “Al final mi familia pidió el traslado porque ahí no trabajan como corresponde. El médico que me hizo el drenaje nunca pasó por mi habitación para verme”, recordó indignado.

“Fue mucho el tiempo que lo tuve adentro, por eso me tuvieron que raspar el hueso para poder sacar el guante”, comentó Núñez, quien es remisero y pintor, pero desde hace dos meses no puede trabajar debido a este problema.

Casi un mes atrás, un hombre debió ser operado por un escarbadientes en el corazón.

“Hace dos meses que no puedo trabajar. Mi señora es maestra y teníamos algunos ahorros, pero en estos dos meses se terminaron”, concluyó angustiado.

Horacio Rodríguez Videla, el hombre al que le sacaron el escarbadientes del corazón.

Vale recordar que hace menos de un mes se registró un caso parecido, pero en aquella oportunidad se trató de un escarbadientes que un hombre se había tragado comiendo una “picada” y que le había quedado dentro del corazón, por lo que debió ser intervenido en el Hospital Fernández.