Menu Big Bang! News
Actualidad La acusación de una escritora

Escándalo: denuncian que la película del Papa plagió un libro

La autora del libro “Francisco, el Papa de la gente”, Evangelina Himitian, trabajó en la realización del guión y asesoró a los productores y directores de la película. Sin embargo, ahora denuncia que no se cumplió el contrato firmado con la productora y busca que reconozcan los derechos intelectuales de su obra.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Luego de más de un año y medio de trabajo, finalmente hoy se estrena en el Vaticano la película en homenaje al Papa Francisco. Sin embargo, Call me Francisco, como la llamaron, quedó envuelta en un escándalo de fraudes y denuncias por parte de Evangelina Himitian, la autora del libro que inspiró al productor, Pietro Valsecchi, y al director, Daniele Luchetti.

Hoy habrá un pre-estreno en la ciudad del Vaticano de la película sobre la vida del Papa Francisco.

Desde hace varios días, Himitian insiste en que la película, que será vista por primera vez en el Vaticano y luego llegará a salas de cine de todo el mundo, se encuentra basada en su libro “Francisco, el Papa de la gente” (Editorial Aguilar), publicado en 2013, un mes después de que Jorge Mario Bergoglio fuera electo Sumo Pontífice. Pero la autora asegura que en el film no se reconocen los derechos intelectuales de su obra.

En diálogo con BigBang, Himitian relató que en marzo de 2014 celebró un contrato con los productores de la película por la utilización de su libro para la realización de la película, que protagoniza el actor argentino Rodrigo De la Serna. “La calidad de la obra y el éxito del libro fue determinante para la elección efectuada por la productora”, recordó la autora.

“El contrato fue incumplido, pese a haber reconocido públicamente los productores que el libro de mi autoría fue utilizado en su obra”, agregó la periodista. Su libro tuvo un importante éxito: no sólo fue editado en 16 países, sino que además tuvo varias traducciones. Debido a su trabajo, fue convocada por los productores italianos y colaboró con el guión de la película, pero además brindando información y contactos.

Aunque desde hace tiempo que realiza una demanda por los daños y perjuicios morales y económicos que puede producir, Himitian señaló que la productora de la película no asistió a ninguna de las instancias de mediación. “Por eso, mi decisión fue esperar al estreno y avanzar con una demanda para proteger los derechos de la obra”, sostuvo.

Himitian le llevó su libro a Francisco, tiempo después de haberlo publicado, en 2013.

Inclusive, la escritora recordó que en una entrevista, el director del film dijo que desde que conoció a Francisco quiso entender por qué alguien como él, que no es una persona de fe, se siente atraído e interpelado por un líder religioso como este Papa. “Me pregunto si una productora que se valió de un método que yo considero fraudulento puede lograr plasmar en su película la esencia del mensaje de Francisco. Personalmente, creo que no”, apuntó la periodista y escritora.

La autora, además, recurrió a una frase utilizada por el propio Papa Francisco para referirse al momento que atraviesa: “Forma parte de la cultura del descarte”, opinó. Enojada y molesta, Himitian sostuvo que se trata del “peor de los infiernos que puede atravesar un autor”.

La película está protagonizada por Rodrigo De la Serna y Mercedes Moran. 

LA RESPUESTA DEL PRODUCTOR

Días atrás, en diálogo con el periódico El País, de España, el productor, Pietro Velsecchi, sostuvo que la película no tiene “nada que ver” con el libro de Himitian. “El proyecto ha costado 12 millones. Me hubiesen dado igual 40 mil euros más para los derechos, pero es que para contar un personaje tan importante no podíamos limitarnos a adaptar un libro”.

La película tendrá un estreno hoy en el Vaticano, y luego habrá estrenos mundiales.

Aunque sí reconoció que el material publicado por la periodista le sirvió como “puerta de acceso” al mundo Francisco, sostuvo que “el libro no contenía ningún material original sobre Bergoglio, sino sólo información de dominio público”.