Menu Big Bang! News
Actualidad Murieron Galeano y Günter Grass

Día de duelo para la literatura mundial

El escritor uruguayo, de 74 años, estaba internado en Uruguay. Tenía 74 años. El Premio Nobel tenía 87 años. El legado que dejan.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

 
Hoy es un día de luto en la literatura: murieron dos escritores que marcaron a su generación. Eduardo Galeano murió hoy al a mañana a los 74 años en Montevideo. Günter Grass murió también hoy. Tenía 87 años.
Galeano estaba internado. Entre sus libros más destacados se encuentran Las venas abiertas de América Latina, El libro de los abrazos, El fútbol a sol y sombra, Espejos, y Patas arriba. Además había dejado preparado para su publicación un texto inédito que quería que se publicara después de su fallecimiento.  
En los 60 fue editor de los diarios Marcha y, después, Época. En la década del 70, con la llegada de la dictadura a Uruguay, se exilió en la Argentina, donde fundó y dirigió la revista Crisis. Con el golpe del 76, se exilió en España y en 1985 volvió a Uruguay y fundó  el semanario Brecha. En 2010 recibió el prestigioso premio Stig Dagerman en Suecia y en 2013, el Premio Alba de las letras. En la Argentina, fue homenajeado con el Doctorado Honoris Causa en la Universidad de Buenos Aires (2009).  

En 2009, el ex presidente venezolano Hugo Chávez le regaló a Barack Obama Las venas abiertas de América Latina.

Galeano solía leer fragmentos de sus libros.

Considerado uno de los mejores escritores alemanes,  Grass fue galardonado con un Premio Nobel de Literatura en 1999. Dio voz a la generación posterior a los horrores de la era nazi pero que más tarde se vio envuelto en polémica por su pasado durante la Segunda Guerra Mundial  (fue acusado de ser espía) y su posición contraria a Israel.
Grass fue alabado por los alemanes por ayudar a revivir su cultura tras la Segunda Guerra Mundial y ayudar a dar voz y apoyo al discurso democrático en la nación de posguerra. Sin embargo, provocó la ira de muchos en 2006 cuando en su libro de memorias "Skinning the Onion" reveló que durante su adolescencia sirvió en las Waffen-SS, el brazo de combate de la conocida organización paramilitar de Adolf Hitler.