Menu Big Bang! News
Actualidad Acusación

Dudan de la declaración del policía que atropelló y mató al nene: "No lo vi"

Jonatan Godoy, el efectivo policial acusado de embestir a Luciano Alt y provocarle la muerte, declaró que el nene “salió de atrás de un auto”. El policía está acusado de homicidio simple con dolo eventual. Investigan si estaba alcoholizado.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El chofer del patrullero que el viernes por la noche atropelló y mató a Luciano Alt, de 6 años, en la localidad bonaerense de Villa Ballester (partido de San Martín) aseguró ante la Justicia que no vio al nene porque “salió de atrás de un auto”, informaron hoy fuentes judiciales.

Luciano, el niño fallecido.

Se trata de Jonatan David Godoy, efectivo del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) de San Martín, quien al ser indagado por la fiscal de la causa, Ana De Leo, le dijo que se trató de “un accidente”, al igual que su acompañante, identificado como el teniente Juan Mateo Quintana, quien también quedó detenido por el caso.

Según expresaron fuentes judiciales, en las indagatorias hubo contradicciones entre ambos policías en relación a la versión de que el patrullero perseguía un auto conducido por ladrones. Godoy fue imputado por homicidio simple con dolo eventual, mientras que sobre Quintana pesa el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público, ya que no notificó a sus superiores sobre el ilícito que su compañero acababa de cometer. Además, ambos quedaron desafectados del servicio luego de ser detenidos. 

Por su parte, la fiscal De Leo estaba abocada al análisis de una serie de videos de cámaras de seguridad aportados por el municipio de San Martín, en los que se observa parte del suceso, y espera los resultados de las pericias realizadas en el lugar del hecho y sobre el móvil involucrado.

La funcionaria, así, intentará establecer a qué velocidad circulaba el móvil; si lo hacía o no con luces, baliza y sirena encendidas, y si había o no alguna situación de emergencia. De acuerdo a los registros del GPS instalado en el patrullero, el móvil circulaba a sólo 16 kilómetros por hora. Sin embargo, testimonios de vecinos afirman que el vehículo policial aceleró segundos antes de embestir al niño fallecido

En ese sentido, Fernanda Herrera, abogada de los policías, declaró en charla con radio Belgrano que “ellos dijeron que tenían las luces encendidas, circulaban a 20 km/h, no iban con sirena y que el chico se cruzó. No estaban en persecución”. Además, la letrada agregó que “una vez que atropellaron al nene, frenaron el móvil y se quedaron con los familiares en el lugar del hecho, no se fugaron”.

El testimonio de los padres

Sin embargo, Analía, madre de Luciano, afirmó que los efectivos no permanecieron en el lugar del hecho sino que "lo pisaron, pararon y siguieron”. 

Analía, la madre del chico muerto.

El hecho sucedió el sábado por la noche, en el cruce de las calles Agustín Álvarez y Mendoza de Villa Ballester (partido de San Martín9. Luego de ser atropellado, Luciano fue llevado de urgencia al hospital Belgrano de San Martín, pero llegó sin vida. Los médicos aseguraron que su desceso se produjo por las “lesiones que le ocasionó el impacto”.

La esquina del “accidente”.

Los familiares del pequeño denuncian que el patrullero de la policía Bonaerense circulaba sin luces y a alta velocidad. El padre del menor habló con TN y aseguró que “ultimamente la policía circula muy rápido por esa zona”. Además, quebrado, dijo: “Es un cobarde el que lo atropelló. Todavía tengo la torta de mi hijo en la heladera”.

Gendarmería trabajó en el lugar para investigar las causas.

En las próximas horas, los investigadores analizarán las pruebas recolectadas en la escena y seguirá recogiendo testimonios de los testigos.