Menu Big Bang! News
Durán Barba polémico: "No se puede llegar en dos meses con la felicidad a todas partes"

Actualidad El gurú en su laberinto

Durán Barba polémico: "No se puede llegar en dos meses con la felicidad a todas partes"

El hombre que desde hace 10 años trabaja construyendo la imagen de Macri como un presidenciable, habló en una entrevista con el diario El País en la que reveló secretos de su trabajo, la pelea con Bergoglio, la estrategia de llevar a Macri casa por casa y la idea de separarlo de su imagen de “empresario frío”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En una entrevista que reproduce el diario El País, de España, el gurú ecuatoriano Jaime Durán Barba, que desde hace 10 años trabaja en las sombras para la candidatura presidencial de Mauricio Macri, reveló algunos aspectos de su trabajo para convertir al líder de PRO en el vencendor del peronismo en las últimas elecciones presidenciales.  

“Macri no tenía ritos en su cabeza, no necesitaba ni ser de izquierdas ni de derechas ni peronista, le parecía irrelevante. Y su equipo es igual. Si tú me preguntas ahora de quién fue la idea de subir a Balcarce, el perro que vive en la sede del PRO, en el sillón presidencial de Macri no te sé decir. Solo sé que me encantó la idea. Se creó un ambiente disruptivo, el valor es romper, el invento”, explica.

Asesor y asesorado, posan juntos para la foto a pura sonrisa.

En la charla, el ecuatoriano desgrana algunas de las cuestiones sobre las que debió trabajar para modificar la imagen que los argentinos tenían del empresario, hoy Presidente.

Mucha gente tenía temor de que alguien que viene de sectores pudientes tome medidas impopulares, eso sí. Se enfrentó a una caricatura. Un tipo en la calle le dijo ‘no te voy a votar porque vas a privatizar mi quiosco’. ‘¿Pero si es tuyo, como lo voy a privatizar?’, le dijo él. ‘No sé, pero de alguna manera lo vas a hacer’, le contestó.

El asesor junto a Marcos Peña y Mauricio Macri, en el búnker de PRO aguardando los resultados de los comicios.

También se refirió al miedo que generaba la sola idea de pensar en Macri como presidente.

“En 2005 el eje fue sacarle la identidad de un apellido que producía miedo. Ahí pasó a ser ‘Mauricio’. De eso se dio cuenta Néstor Kirchner cuando ganamos en 2007 las elecciones para jefe de Gobierno y empapeló el país con carteles que decían ‘Mauricio es Macri’. Tenía razón, logramos que no se identificara a Mauricio con la leyenda negra de ser Macri. Después el importante pasó a ser el hijo”, explicó.

Otro de los ejes sobre los que trabajó fue el de quitarle la imagen de frialdad que Macri despertaba, además de la desconfianza, y de humanizarlo más.

Un ingeniero como Macri practica el pragmatismo extremo. Y la gente no elige gerentes, elige padres. Al elector argentino le interesa que el presidente le comprenda. Conversé mucho con él y llegamos a una persona que ve ante todo lo eficiente pero que también exprese sentimientos. Hay que ser humanos, eso me ha costado muchísimo con dirigentes de otros países, con Macri no tanto porque no estaba en los ritos”, contó y reveló la estrategia de acercarlo a la gente: “Nosotros siempre mezclamos a los candidatos con la gente porque creemos que vivir solo con otros políticos, empresarios, periodistas, intelectuales crea monstruos. Te embrutece. En 2005, cuando empezó a llamar a las casas, un 60% de los porteños le veía mal. Y él dijo: hay un 60% de posibilidades de que me puteen. Pero yo tengo práctica de años, la mayoría de la gente cuando se encuentra con un tipo importante a la puerta de su casa se desarma. Todos se sorprendían de encontrarse con un ser humano simpático”.

La foto del perro Balcarce sentado en el sillón presidencial de la Casa Rosada, despertó polémica.
Aunque no sabe a quien se le ocurrió, a Durán Barba le pareció una genialidad.

La cuestión le dio más trabajo del imaginado debido a las resistencias que ponía el candidato, sobre todo por algunos traumas que sobrevivieron al secuestro que padeció en el año 1991,

El tenía un problema muy grave con lo del secuestro. Tenía un recelo instintivo a la gente, se le acercaban 10 personas y se ponía tenso. Después de pasar días secuestrado es normal. Pero eso se le fue hablando con la gente, con sentido del humor”.

“Después le parecía genial, se divertía como un loco timbrando. Esto no son anécdotas, Macri terminó expresando lo que oía a esa gente. Los periodistas no decían: debes decir que no somos de derecha, debes insultar a Cristina. Íbamos a las casas. Nunca en 10 años encontramos una persona normal que crea lo que los periodistas creen. La gente es mucho más sofisticada que los intelectuales”

El asesor ecuatorianao el mediodía del 10 de diciembre, ingresan a la Casa Rosada para ser testigo
de la asunción Presidencial de “su obra”.

Es la primera vez en un siglo que gana alguien que no es peronista ni radical. Es un milagro, si fue por un punto, igual fue maravilloso. Ganamos con un partido que por primera vez alquiló un local dos años antes del triunfo. ¡Por 10 años hicimos política sin tener un local”, se enorgullece.

“La gente pensaba: ‘Este rico viene a tomar medidas impopulares’. Y no era verdad. La imagen no miente. Tú puedes escribir Macri está con los pobres pero cuando visitas a la gente es cuando te ven si estás mintiendo, si es una pose.

A la pregunta de ¿Cómo gana un candidato que tenía el 13% un año antes?, Duran Barba explica.

Fue un trabajo de 10 años. Más allá de la caricatura que nos hicieron, somos el partido que más estudia, el más intelectual de América Latina. La clave es no poner énfasis en atacar o insultar a nadie, en los mitos, en las estatuas, sino en la gente”

Durán Barba debió enfrentar en la Justicia una serie de acusaciones vinculadas a una campaña sucia que
había ejecutado contra Daniel Filmus, en la pelea por la jefatura de Gobierno.

Y cuenta el verdadero motivo de la pelea con Bergoglio, hoy Papa Francisco, años antes de que fuera ungido como Santo Padre.

“Se enfadó con Macri porque permitió el matrimonio homosexual en la ciudad. Pero en el PRO hay distintas visiones, que es parte también de la nueva política. No hay un Dios Macri que impone su punto de vista, su sexo y sus gustos literarios. Hay una gran pluralidad. Esta nueva forma de hacer política también tiene eso, no hay una verdad estalinista”.

En otro tramo se refirió a algunas medidas antipopulares que el nuevo gobierno ha venido tomando en el primer tramo de gestión como la alta inflación, las subas en el costo de la electricidad y el despido masivo de empleados del Estado, entre otras, cuando se encargó de “vender” al candidato de la alegría.

Tras los desencuentro en tiempos de la Ciudad, Bergoglio, ya Francisco, y Macri se vieron
dos veces y el próximo 27 volverán a encontrarse en el Vaticano.

¿Podíamos detener una inflación en un mes y medio? La luz: yo vivo en el mejor barrio de Buenos Aires y pago al mes menos de lo que me cuesta una botella de Coca Cola. Y no estamos despidiendo gente, estamos impidiendo un atropello con la cantidad de gente que no hace absolutamente nada en la administración. Hay más personas que escritorios. Contrataron a 20.000 personas el mes antes de irse.  La gente es mucho más sensata que los políticos, entiende que tiene que pagar más por la luz. No estamos haciendo cosas insensatas. Entienden que no podemos hacer milagros. En los números Macri sigue subiendo todas las semanas. Lo importante es ser honesto, no mentir. Con internet mentir es imposible. Dos meses no es nada. Es un proceso de años. Las alegrías empezarán a llegar poco a poco. Este país es enorme, con recursos naturales gigantescos, y despoblado. ¿Qué pasó? El despelote político. La gente quiere un país normal, que se reincorpore al mundo. No podés llegar en dos meses con la felicidad a todas partes.