Menu Big Bang! News
Actualidad

El Ecoparque que reemplazó al Zoo porteño es muy cuestionado por ONG proteccionistas

Organizaciones demostraron su desconformidad ante el manejo del ex zoológico de la Ciudad. El gobierno responde presentado un nuevo proyecto la semana que viene. Qué dijeron.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En diciembre del año pasado, la legislatura porteña aprobó una ley que proponía desterrar el histórico Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires y convertirlo en un Ecoparque Interactivo. Desde el gobierno porteño aseguraron que la principal idea del cambio era contribuir con el bienestar y cuidado animal. Sin embargo, después de varios meses son muchas las críticas que recibe.

Las críticas viene casi desde adentro: un grupo de ONG que apoyaba los cambios dio el portazo y se fue del proyecto argumentando que no se los escuchaba. Desde la Ciudad, en tanto, responden con un nuevo proyecto para el llamado Ecoparque Interactivo que tendrá, prometen, muchas de las consideraciones que recibieron de parte de estás entidades críticas. 

La ley para transformar el zoológico porteño al nuevo Ecoparque se promulgó en diciembre de 2016.

Después de haber estado más de 20 años en manos privadas, en junio de 2016, Horacio Rodríguez Larreta anunció la estatización del predio, el cual pasó a estar manejado por el Ministerio de Modernización, Innovación y Tecnología, que conduce Andy Freire. A ese organismo se le encargó la trasformación del lugar que se llevaría a cabo un plan que contaría con el apoyo de importantes ONG proteccionistas.

Los días pasaron, hubo liberación de algunos animales –sobre todo aves– pero otros comenzaron a estar en situaciones mucho más precarias. Así, las cosas empezaron a complicarse.

Claudio Bertonatti, asesor de Fundación Azara, ONG que se dedica a la conservación de especies, habló con BigBang y explicó que se alejaron del Ecoparque porque la situación actual "está mucho peor, porque cuando estaba la concesión. Al menos había un plan, y aunque no se llevaba a cabo, por lo menos no había tanta incertidumbre".

Bertonatti es un naturalista muy reconocido y, además, es el asesor de al Fundación Azara.

Bertonatti fue director del Zoológico y conoce las internas. Asegura que la Fundación Azara fue una de las ONG que se presentó en 2015 a una subasta para quedar a cargo de la institución. Aunque no lo consiguieron, afirman que desde un principio pensaron que si se hacía la interrupción de la concesión "tenia que ser con un plan, y no fue asi".

"El gobierno tenía un discurso que se sostuvo hasta que la legislatura impulsó un proyecto de ley para ordenar la situación del zoológico. Ese discurso era ambivalente, porque estaban entre aquellos que querían cerrarlo y las ONG que impulsaban el cambio del lugar", afirma el naturalista y agrega que por temor a los escraches, las autoridades decidieron llevar adelante el plan del Ecoparque.

Se promulgó la ley y quedó al mando la economista María Avendaño. "Pusieron al frente a personas que no tienen idea del tema. A todas las ONG nos pasó que no queremos perder más tiempo", dice Bertonatti.

Al frente del Ecoparque está María Avendaño.

A pesar de no haber accedido al manejo del parque, la realidad es que Azara formó parte de la Comisión Técnico Ambiental desde el primer momento, aunque finalmente hace pocas semanas decidió romper el vínculo que los unía con el Ecoparque.

Del mismo modo, en octubre del año pasado el Instituto Jane Goodall Argentina decidió "no acompañar más el proceso de transformación del Jardín Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires". Aunque, según un comunicado, se mostró "muy agradecido por haber tenido la oportunidad de formar parte de la iniciativa".

Estas dos organizaciones no fueron las únicas que mostraron su descontento. En los primeros días de abril varias ONG, como Temaikén, Vida Silvestre, Fundación Biodiversidad Argentina y Fundación Hábitat y Desarrollo, entre otras, presentaron un comunicado ante las autoridades donde manifestaron una gran "preocupación", ya que "transcurridos varios meses de la interrupción", no se cuenta todavía con "políticas, protocolos o procedimientos que definan el manejo de la institución".

Temaikén es una de las fundaciones que se mostró disconforme con el accionar del Ecoparque.

"Tampoco hemos contado con interlocutores idóneos en temas de centros de conservación de biodiversidad y manejo de planteles zoológicos y educación asociada, lo que nos permite suponer que tales capacidades están ausentes en el equipo decisor del Ecoparque", explicaron las organizaciones y junto a su descargo plantearon ciertos ítems para mejorar el proyecto existente.

¿Se hicieron cosas bien? "Hubo iniciativas y hubo derivaciones muy buenas. Por ejemplo, un guamacayo que fue llevado a Brasil. Pero cualquier zoológico más o menos serio tiene un plan de conservación con ciertos números de especies. Pero si vos liberás sin límite, lo más probable es que se acerque mucha gente viva que se quiera llevar animales que valen una fortuna", describe Bertonatti.

La palabra de las autoridades

BigBang habló con Manuel Pascual, Jefe de Gabinete del Proyecto Ecoparque, y le consultó sobre las recientes quejas de los expertos. "Estamos a 10 meses de haber entrado en el parque, y la primera etapa se centró en mejorar la condición de los animales; hubo políticas de cortísimo plazo. P or ejemplo, se prohibió darle alimento a los animales y se estableció un cupo limitado de visitantes", explica el funcionario.

"Entramos con 1.700 animales y se derivaron 353. En la primera etapa nos concentramos en la derivación de los animales del tráfico de fauna y en esta segunda etapa estamos trabajando con las ONG para que nos ayuden a derivar animales dentro de recintos", describe Pascual"Siempre los cambios profundos generan debate. Mucha gente pasó por la institución y cuando se generan cambios, hay cierta resistencia".

Además, el funcionario especifica que al Gobierno no le da igual que estén o no las ONG que se fueron o se mostraron disconformes con la administración. "Nos gusta que estén. Hay casos como el de Aves Argentinas, que es la más antigua que trabaja en conservación, y acaba de asumir Rodrigo fariña, Director Aves, y lo hizo con el objetivo de apuntalar los planes de conservación".

Finalmente, Pascual adelanta que la próxima semana las autoridades del Ecoparque Interactivo van a presentar un nuevo proyecto para el predio, el cual incluye muchas de las consideraciones que recibieron de parte de las ONG en todos estos meses de gestión. Aunque prefirió no dar detalles aún, confirmó que el nuevo plan está orientado a darle mucha importancia a la conservación de especies, y que será algo "que revolucionará a la Ciudad".