Menu Big Bang! News
Actualidad ADIÓS A UN GRANDE

El "Haka" más emotivo: miles de personas despidieron a Jonah Lomu

El mítico jugador de los All Blacks había fallecido el pasado 18 de noviembre, a causa de problemas renales. La ceremonia, de la que participaron familiares, amigos, jugadores y fanáticos, tuvo lugar en el estadio Eden Park. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El legendario jugador de los All Blacks, Jonah Lomu, quien falleció súbitamente el pasado 18 de noviembre en su domicilio de Auckland, fue despedido ante una multitud en el estadio Eden Park de esa ciudad neocelandesa.

 

En el césped donde el mítico wing llevó a cabo tantas hazañas, los allegados al crack de los “hombres de negro” improvisaron un emotivo Haka —la tradicional danza maorí que los jugadores realizan antes de cada partido— mientras algunas de las figuras de la selección campeona del mundo, como Jerome Kaino, John Mayhen y Michael Jones cargaban el féretro envuelto en una bandera negra.

Ex compañeros e integrantes de los All Blacks llevaron el féretro. 

Brayley y Dhyreille, los pequeños hijos del rugbier, lucieron camisetas negras con el número 11 que distinguió a su padre, acompañados por Nadene, su madre y viuda del deportista.

La mujer y los hijos del emblemático jugador estuvieron presentes. 

“Él quiso dar un aporte para que las vidas de las personas sean distintas y ciertamente lo hizo”, expresó en un video el primer ministro neozelandés, John Key, al destacar las obras de caridad que realizó a lo largo de su vida.

Una foto familiar, delante del ataúd. 

En tanto, el presidente de la World Rugby, el francés Bernard Lapasset, expresó que “él fue un gigante y deja un enorme vacío en el rugby y en la vida de sus amigos y familiares, pero su legado de humanidad, perseverancia e integridad perduran”.

La viuda del crack, emocionada al entrar con sus hijos al estadio.

Vale recordar que Lomu, quien sufría problemas renales que lo obligaron a dejar su carrera antes de tiempo, se hizo popular a partir del Mundial de 1995, donde llegó pocos meses después de debutar con 19 años, y su actuación contribuyó a popularizar el rugby a nivel internacional.