Menu Big Bang! News
Actualidad No se calla nada

El Papa Francisco lanzó su primer libro y ya generó polémicas

Se refiere frontalemnte en su obra a la homosexualidad, el divorcio y la corrupción sistematizada como forma de vida. Una anécdota emocionante. Se lanzó en 89 países.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Para los parámetros de la Iglesia, el primer libro del papa Francisco es, al menos, polémico. “El nombre de Dios es Misericordia”, escrito en formato de entrevista, aborda temas tabú como la corrupción política -”que se elevó a sistema”, la homosexualidad -pidió no marginar a las personas homosexuales- y hasta se refirió a la posibilidad de permitir la comunión a los divorciados en nueva unión.

Francisco eligió a un comediante para la presentación.

El libro, publicado hoy por Planeta en 86 países, recopila las conversaciones que el pontífice mantuvo con el vaticanista Andrea Tornielli, y fue presentado hoy en Roma por el actor italiano Roberto Benigni y el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin.

La obra fue lanzada hoy en 89 países.

En la obra el Papa sintetizó las prioridades de su pontificado y fundamentó sus respuestas en la necesidad de la compasión para vencer la globalización de la indiferencia. También brega por una Iglesia menos rígida, lo que le produjo fuertes resistencias en el Vaticano más conservador. 

Durante la conversación narra ejemplos concretos, vivencias y casos de Argentina, como el del sacerdote que le llegó a pedir a una señora 5.000 dólares para obtener la nulidad del matrimonio y la de otro que se negó a oficiar el funeral de un niño que había muerto sin ser bautizado.

La corrupción como sistema

"Hay que hacer una diferencia entre el pecador y el corrupto. El primero reconoce con humildad ser pecador y pide continuamente el perdón para poderse levantar, mientras que el corrupto es elevado a sistema, se convierte en un hábito mental, en un modo de vida", sostuvo el pontífice y fue más a fondo con un tema que lo desvela y que a los argentinos toca de cerca.

"El corrupto es quien peca, no se arrepiente y finge ser cristiano. Quien se lamenta por la escasa seguridad en las calles, pero después engaña al Estado evadiendo impuestos, y con su doble vida, escandaliza", aseveró.
 

Marina Berlusconi, hija del ex primer ministro y multimillonario italiano Silvio Berlusconi.

Las personas gays

Sobre la discriminación de las personas homosexuales en la Iglesia, el Papa repitió la frase que pronunció en el vuelo de regreso de Brasil en julio de 2013: "Si una persona es gay, busca al Señor y tiene buena voluntad ¿quién soy yo para juzgarla?".

Homosexualidad, una mirada más amplia.

En este sentido, Francisco recordó que el Catecismo de la Iglesia Católica explica que las personas homosexuales "deben ser tratadas con delicadeza y no deben ser marginadas", y destacó que se hable de personas homosexuales, porque "primero está la persona, con su dignidad. La persona no es solo definida por su tendencia sexual".

Divorciados y comunión

Francisco insinuó en el libro su intención de posibilitar la comunión a los divorciados en nueva unión, un tema que suscita controversias dentro de la Iglesia, al poner como ejemplo el caso de una sobrina. 

Una apertura inédita y muy criticada.

"Tengo una sobrina que se ha casado por lo civil con un hombre antes de que éste pudiera obtener la nulidad matrimonial. Querían casarse, se amaban, querían tener hijos, de hecho han tenido tres", planteó y relata que "Este hombre era tan creyente que todos los domingos, cuando iba a misa, iba a confesarse y le decía al sacerdote: 'Sé que usted no me puede absolver, pero he pecado en esto y en esto otro, déme una bendición'. Esto es un hombre religiosamente formado", reflexionó.

Principios

El actor de La Vida es bella, Roberto Benigni presentó la obra.

En la presentación el actor italiano Benigni aseguró que Francisco "está llevando a toda la Iglesia hacia el cristianismo” , y bromeó: “de pequeño quería ser Papa". "El quicio del pontificado de Francisco es la misericordia, que no debe confundirse con la piedad. La misericordia incluye la alegría, la facilidad para perdonar. Y la alegría es el gran secreto del cristianismo", subrayó el actor.
 

“Quise ser Papa”, dijo el comediante.

La obra de Francisco lleva su firma estampada en la cubierta de las ediciones en italiano, español, francés, inglés y portugués, -y varios idiomas más, y se articula en nueve capítulos.