Menu Big Bang! News
Actualidad Animales en peligro

El cazador más odiado del mundo tuvo un imitador en Argentina

En la selva del Impenetrable, el húngaro Béla Hidvégi mató en 2006 a un yaguareté en peligro de extinción. Desde entonces, una ONG reclama justicia. Las fotos del hombre que se anticipó al victimario del león Cecil. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hace unas semanas, el mundo entero se revolucionó con la noticia de la muerte del león Cecil, símbolo de Zimbabwe, a manos de un dentista estadounidense que pagó 50 mil dólares por su cabeza.

Nueve años después de un episodio que lo “anticipó” en Argentina, la ONG Red Yaguareté sigue luchando para sancionar al cazador de un jaguar protegido en la selva de Santiago del Estero.

Béla Hidvégi con el yaguareté recién cazado al hombro.
La historia de Hidvégi fue tapa de una revista de caza húngara.

Béla Hidvégi es un cazador húngaro que vino a la Argentina en 2006 y cazó a un yaguareté (o jaguar) de manera furtiva, ya que la actividad está prohibida por leyes nacionales y provinciales, por ser una especie en peligro crítico de extinción.

En nuestro país quedan menos de 250 ejemplares.

El húngaro tuvo complicidad de cazadores locales.
El cazador exhibe a sus víctimas orgulloso.

Hidvégi no sólo forma parte del Safari Club Internacional (SIC), sino que es un miembro vitalicio y Presidente Honorario Internacional de la sede de Hungría.

En abril de este año, el SIC y el establecimiento inglés dedicado a la caza Holland & Holland organizaron una presentación de su libro Más allá de las montañas, que -como si se tratara de una estrella- incluía la firma de ejemplares.

Invitación a la presentacion del libro de Hidvégi 

Frente a esto, la Red Yaguareté realizó un petitorio en el sitio Change.org en el que se pide por “No más cazadores impunes”.

La petición está dirigida al Presidente del SIC, Craig L Kauffman, y en ella se solicita que “Béla Hidvégi, hoy MIEMBRO VITALICIO y DIRECTOR HONORARIO INTERNACIONAL del Safari Club Internacional sede Hungría, sea expulsado como tal”.

Se presenta como un cazador de renombre internacional.

El húngaro incluso tiene una página web, en donde se presenta como un cazador de renombre internacional y un hombre de negocios. Ahí publica sus fotos con las presas muertas como trofeos, los cuales clasifica por el continente en donde fueron asesinados.