Menu Big Bang! News
Actualidad OK Go

El complejo detrás de escena del video que desafía la gravedad

Aunque no muchos recuerdan su nombre, OK Go es una banda muy reconocida por sus clips. El corte “Upside down & Inside Out” invadió las redes sociales con una secuencia a prueba de náuseas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

OK Go, la banda de Chicago más reconocida por sus extravagantes videos que por sus canciones, lo hizo de nuevo. Hace cuatro días que su video “Upside down & Inside Out” invade cuanta red social se cruce en su camino.

No es que el tema no sea pegadizo, pero la espectacularidad del clip, donde se los ve probando la falta de gravedad en un avión con otra divertida coreografía, captó la atención de millones de espectadores en todo el mundo.

El detrás de escena es más complejo de lo que parece. Los cuatro músicos pasaron todo un mes en el Yuri Gagarin Cosmonaut Training Center en Rusia, donde se entrenaron para lograr grabar su video a 34.000 pies de altura.

Para lograr alcanzar la gravedad cero, se subieron a un avión de S7 Airlines, capaz de alcanzar dicho estado mediante la técnica de vuelo parabólico. 

Los OK Go se sometieron al entrenamiento de un astronauta.

Al igual que lo hacen los astronautas en su entrenamiento, la banda se prestó a un vuelo donde -para lograr la ingravidez- el avión asciende (en 45º), hasta colocarse en posición neutral (0 grados). Esa sensación de gravedad cero dura hasta que el avión en su descenso alcanza los -30 grados, para luego volver a repetir la maniobra.

Ocho vece se repitió la maniobra para generar la falta de gravedad. 

“El máximo periodo que se puede estar en estado de ingravidez es de 27 segundos y tras ello hay que esperar unos 5 minutos hasta que el avión se recupera para empezar otra ronda”, explicaron en la web de OK Go.

Como el objetivo era grabar el vídeo sin interrupción, se grabaron durante ocho maniobras seguidas, lo que llevó un total de 45 minutos. En los periodos de descanso se paraba la música. 

“Lo que parece un montón de diversión es tan solo un poquito de diversión, porque es realmente nauseabundo y muy difícil de hacer”, reconoció el guitarrista Damian Kulash.Testigos del rodaje aseguran que durante la grabación se necesitaron gran cantidad de pastillas antináuseas para todo el equipo, además de un examen médico previo.