Menu Big Bang! News
BigBang

BigBang

Actualidad El agua no cede

El drama de las inundaciones: la mitad de Pila está bajo el agua

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y el ministro de Economía, Axel Kicillof, anunciaron hoy ayuda para las zonas inundadasy en emergencia, sin embargo en la localidad de Pila, el agua sigue avanzando y tapó a más de media ciudad.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El municipio bonaerense de Pila, uno de los más extensos del distrito, está inundado en el 60 por ciento de sus 345 mil hectáreas productivas y hay mortandad de hacienda aunque el número de pérdidas todavía se desconoce, sostuvo el gerente de la Sociedad Rural local, Hernán Figueroa.

Las imaganes del agua avanzando sobre la superficie de los campos es de absoluta desolación.

"Todavía estamos complicados, ha habido mortandad de hacienda, su número se sabrá en la próxima vacunación del 15 de octubre al 15 de diciembre, ya que el 60 por ciento del distrito está con agua", señaló Figueroa en declaraciones a la agencia DyN.

La última vez que la ciudad quedó bajo el agua debió esperar 10 años para volver a sembrar en sus campos.

Agregó que "en el caso de la agricultura, no hay nada de trigo y se va a hacer muy poca papa, y en lo que hace a la cosecha gruesa, habrá campos sin sembrar: el primer factor es el económico, antes se sembraba y si se tenía que resembrar se hacía, pero hoy, no se puede hacer por los costos" que implica una cobertura de soja, ya que maíz directamente no se hace. 

El objetivo es salvar todo el ganado que sea posible llevándolos, a través del agua, hacia zonas más altas.

Por Pila, pasa el Río Salado, que cargó al distrito de agua de lluvia proveniente del noroeste bonaerense, mientras que también pasa por allí el Canal 9, que trae agua de Azul, Olavarría y Tandil.

"Tenemos un grave problema, al Canal 9 le falta mantenimiento, y ahí se abrió una brecha de 150 metros donde pasa el agua. Por ello, pedimos su reparación desde General Belgrano hasta su desembocadura, que no se toca desde 1909, cuando se construyó y hoy está muy mal", dijo.

El agua avanza sin parar, consecuencia de la crecida del Río Salado y el Canal 9, que siguen arrasando.

Figueroa aseguró que "los terraplenes del Canal 9 están en muy malas condiciones: hace falta que sea ensanchado para que lleve más caudal, y otras obras para retener agua".