Menu Big Bang! News
Actualidad Una herida que no cierra

El fallo contra Callejeros desató una guerra entre familiares

Agresiones, insultos y acusaciones cruzadas. La Sala IV de la Cámara de Casación Penal ratificó la condena de los implicados en la causa Cromañon, y de inmediato repercutió entre los familiares, amigos y sobreviviente de las 194 víctimas, también ellos víctimas de aquella fatídica noche. Coletazos del horror que vuelven a surgir.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Juan Carlos Gemignani, Gustavo M. Hornos y Pedro R. David, confirmó las condenas en la causa “Cromañón”. En un extenso de más de 350 hojas, se ratificaron las condenas de Patricio Santos Fontanet y los músicos de “Callejeros”, la de Raúl Villarreal, mano derecha de Omar Chabán y de los funcionarios del Gobierno de la Ciudad. Y esta decisión de la Justicia volvió a abrir viejas heridas entre familiares y sobrevivientes.

En Comodoro Py, familiares de Cromañon se sacaron con Familiares de la Tragedia de Once. 

Nilda Gómez, fundadora de la ONG Familiares por la Vida, es una de las caras más reconocibles de aquellos padres y familiares que consideran culpables a la banda. Su hijo Mariano perdió la vida aquella noche del 30 de diciembre de 2004. Su Facebook fue el escenario de un triste campo de batalla entre personas surcadas por el dolor. Algunas, de acuerdo con el fallo de la Sala IV; otras en contra.

En su Facebook, se trenzaron con acusaciones varias e insultos por doquier. Hubo incluso gente que se acusó de robar celulares en plena protesta. Otra usuaria le disparó la más tremenda de las palabras: le dijo que “había vendido a su hijo”. Hay algún otro que intenta llamar a la reflexión y recuerda que los músicos también perdieron familiares y amigos aquella fatídica noche, y que regresaron a buscar sobrevivientes. Un joven califica a Nilda Gómez y su grupo como “Las madres del odio”. Todas las menciones fueron contestadas con virulencia. Agresión a cambio de agresión. 
Unos les echan en cara que no escracharon a Aníbal Ibarra. Les responden que roban celulares. 
Una usuaria acusa a Nilda Gómez de “vender la memoria de su hijo”, una de las más hirientes. 
“Las Madres del Odio”, escribieron de un lado. Del otro le respondieron. 
Otras personas llamaron a la reflexión, pero primó el contrapunto agresivo. 

El odio después del dolor

Pero esta es una batalla de víctimas: familiares, amigos y sobrevivientes. En el otro extremo de la consideración se encuentra la Agrupación No Nos Cuenten Cromañon. Diego Cocuzza, uno de sus integrantes, opina: “Ganaron los Corruptos. Ganaron los que vendieron sus ideales. Ganaron los funcionarios que les bajaron las penas. Se la veía a una señora muy contenta en la puerta de Tribunales diciendo "Ahora los artistas van a tener que ver a donde llevan a su gente" ¡Por dios! Ahora los artistas van a tener que responder en vez de los inspectores y funcionarios. Esta señora es una caradura. La gran responsable de que hoy a los muertos se los mate de nuevo y la gran responsable de que nuestros hijos tengan que volver a sufrir en el futuro otro Cromañon”.

La Sala IV de la Cámara de Casación Penal ratificó las condenas de todos los implicados. 

Con esas duras palabras se refirió a Nilda Gómez. Cuando se le comentó sobre las agresiones que recibió la mujer en su muro de FB, respondió: “Pobrecita... ¿Querés que salgamos a mostrar todas las amenazas de muerte que sufrimos durante 11 años de ella y de su patota? Ella me dijo en la cara que me tendría que haber muerto en Cromañon y gente de su organización me dijo que me iban a meter en una bolsa de plástico "como a Fontanet".

Fontanet cumplió 1 año y 7 meses de prisión efectiva. Tiene una condena de 7 años. 

El abogado de Patricio Santos Fontanet, Marcelo Brito, declaró: “Para obtener una libertad condicional tiene que cumplir las 2/3 partes de esa condena de 7 años de prisión. Ya cumplió un año y siete meses”. Al cantante le quedarían aproximadamente 4 años de cárcel, pero por el momento seguirá en libertad.