Menu Big Bang! News
Actualidad La cámara oculta a Grondona

El informe que reveló el oscuro camino de corrupción de la AFA

En 2011, el empresario Carlos Ávila, le hizo una cámara oculta a Julio Grondona para presentarla ante la Justicia, con el patrocinio de Mariano Cúneo Libarona. Ávila estaba herido al haber perdido, por la fuerza, los derechos para las transmisiones del fútbol que ostentó en sociedad con la AFA desde comienzos de los 80. Era el comienzo del Fútbol para Todos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En el video, “Don Julio” habla de “matar”, de “venganza” y de millones de dólares. También de “plata negra”, “testaferro” y “negocios”. Es sí, no muestra su anillo, el famoso que decía “Todo Pasa” y que se convirtió en un símbolo de su extensa gestión frente a la AFA. 

La cámara oculta, en la que Grondona muestra las armas con las que se manejó siempre, la realizó en 2011 el empresario Carlos Ávila, creador de la empresa Torneos y Competencias, y quien había sido desde los comienzos de esa empresa, uno de los socios de la AFA en el negocio de las transmisiones vinculadas al fútbol argentino.

19/04/91: Ávila y la AFA fundan TSC e inauguran el negocio de los partidos codificados pagos.

El documento fue presentado ante la Justicia por el fundador de Torneos y Competencias, con el patrocinio de Mariano Cúneo Libarona, quien denunció a Grondona por presunta "administración fraudulenta" y "lavado de dinero".

En el video se lo escucha a Grondona manifestar: "Yo no me puedo dejar seguir co... por Fantino. No, se acabó. Ni a Juan Cruz Ávila ni a quien quiera. Pero si los puedo matar, los voy a matar".

Al mismo tiempo que Ávila presentaba la cámara en el canal América, el abogado Mariano Cúneo Libarona, quien lo representaba, afirmaba que "Don Julio" poseía "doce cuentas en el exterior en paraísos fiscales".

El conflicto se había desatado por la ruptura del contrato de la televización de los partidos del fútbol argentino, que por esos años transmitía Torneos y Competencias. El ingreso del Estado a través de Fútbol Para Todos enfrentó a los dirigentes que habían tenido una relación fraternal durante más de una década. Grondona murió en 2014.