Menu Big Bang! News
Actualidad Chau parquímetro

El nuevo sistema de estacionamiento porteño afectará 10.000 cuadras

El proyecto fue elaborado por la Secretaría Transporte y aprobado por la legislatura. Se podrá pagar con tarjeta de crédito, débito y SUBE. Las grúas modificarán su rol. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Legislatura porteña convirtió hoy en ley un proyecto del Ejecutivo que establece un nuevo sistema de estacionamiento medido, más ágil y tecnificado, que afectará a unas 10.000 de las 24.400 cuadras porteñas, es decir, casi el 41 % de las mismas será pago.

El proyecto fue elaborado por la Secretaría de Transporte porteña que conduce Juan José Méndez. Según explicaron desde el área a BigBang, se abrirá una licitación que deberá pasar por la Legislatura porteña para seleccionar las nuevas máquinas ticketeadoras, que se encuentra paralizado desde hace dos años por la Justicia.

En total existen unos 4.000 espacios con estacionamiento medido en la Ciudad.

De esta manera, la Ciudad busca reconvertir el estacionamiento medido: ya no se utilizarán monedas o cospeles, sino que será por medio de máquinas electrónicas, que aceptarán pagos con la SUBE, pero también con tarjetas de débito y crédito.

De hecho, ya no hará falta exponer el ticket en el frente del parabrisas, y los conductores podrán renovar los plazos de estacionamiento de manera remota, por medio de una aplicación móvil.

En la actualidad, la Ciudad cuenta con 4.000 espacios de estacionamiento medido, divididos en dos zonas, en las comunas 1,2,3 y 14, donde el plazo máximo para estacionar es de cuatro horas.

Con la nueva norma se eliminarán los plazos de tiempo, y se incluirá en el estacionamiento medido a unos 90 mil espacios. De todos modos, aclararon que solo el 27 % de los espacios donde se permite estacionar será tarifado, mientras que el restante 73 % será gratuito.

Las grúas deberán acudir a toda la Ciudad.

EL FUTURO DE LAS GRÚAS

El foco de la reforma del estacionamiento medido incluirá, además, cambios centrales en el trabajo de las grúas que acarrean vehículos mal estacionados. El objetivo, explicaron, es brindar un servicio a los vecinos.

Así, las grúas deberán acudir al llamado de vecinos que reporten vehículos mal estacionados que impidan la circulación, la salida de garajes o la obstrucción de rampas para discapacitados, por ejemplo. Las empresas de acarreo tendrán la obligación de acudir a cualquier punto de la Ciudad.

Los conductores de las grúas no cobrarán más por cada vehículo que secuestren.

Además, y uno de los cambios centrales, será que los trabajadores de las grúas no cobrarán más por cada vehículo que levantan. Así, buscan terminar con una modalidad muy común: que se acarreen vehículos cercanos a las playas de estacionamiento. Ahora cobrarán un porcentaje muy chico por cada coche que se lleven, por lo que la diferencia no será grande en el sueldo.

En este sentido, implementarán auditorías sobre el sistema actual y herramientas de control electrónico, que a su vez servirán para resguardar a los trabajadores.

TARIFAS SEGMENTADAS

La Ciudad prevé un sistema de tres tarifas, de acuerdo a plazos y si se trata de usuarios “visitantes” o “residentes”, de acuerdo a las zonas más complejas para estacionar y las más sencillas.

  • Tarifa progresiva 1: los visitantes pagarán el 100 % de la tarifa, que irá aumentando de acuerdo al tiempo que permanezca estacionado. El residente, en cambio, pagará la mitad de la tarifa.
  • Tarifa progresiva 2: los visitantes pagarán el 100 % de la tarifa, que aumentará de acuerdo al tiempo que permanezca, mientras que los residentes recibe gratuitas las 12 horas de funcionamiento del estacionamiento medido (de 8 a 20).
  • Tarifa simple: habilitará a los residentes a que no paguen en ningún horario, mientras que los visitantes abonarán el 100 % de la tarifa.