Menu Big Bang! News
Actualidad Los vínculos del jefe narco

El sello del Chapo en la Argentina: drogas y asesinatos mafiosos

El Cártel de Sinaloa, poderoso bastión de Joaquín Chapo Guzmán, se habría instalado en el norte del país, según creen los investigadores mexicanos. Una revista dice que el capo narco que se fugó el sábado vivió en la Argentina. ¿Mito o verdad?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los vínculos de “El Chapo” Guzmán con Argentina tendrían fuertes lazos. Su nombre resuena en la investigación del triple crimen de General Rodríguez en el que Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón fueron asesinados el 7 de agosto de 2008 en una causa que se cerró con cuatro condenados y un prófugo.

Forza, Ferrón y Bina, presuntamente asesinados por el Cártel de Sinaloa.

Según un informe de la DEA difundido en 2012, Forza y su ex socio Esteban Pérez Corradi (presunto nexo argentino del Cartel de Sinaloa) proveían de efedrina a Juan Jesús Martínez Espinoza, narco mexicano detenido en Paraguay que admitió haber comprado la droguería supuestamente vinculada a Forza en la que se producían drogas sintéticas.

En el laboratorio ubicado en la quinta de Ingeniero Maschwitz se fabricaba metanfetamina en forma de cristal que se enviaba a México o Estados Unidos en botellas de vino, y efedrina en suelas de zapatos. Martínez Espinoza había comprado una empresa de zapatos para garantizar los envíos.

Allanamientos en la quinta de Ingeniero Maschwitz por la ruta de la efedrina.

Por el hecho, fueron condenados a prisión perpetua los hermanos Víctor y Marcelo Schillaci, y los hermanos Cristian y Martín Lanatta. Se los acusó de privación ilegal de la libertad agravada en concurso real con homicidio agravado por ensañamiento, alevosía y por la participación de más de dos personas.

Prisión perpetua para los hermanos Víctor y Marcelo Schillaci, y Cristian y Martín Lanatta

En tanto, permanece prófugo el hombre a quien el fiscal Juan Bidone señala como el autor intelectual del triple homicidio: Esteban Ibar Pérez Corradi.

Llegada al país

Luego de que Felipe Calderón asumió la presidencia de México y lanzó la pelea contra el narcotráfico se produjo el cierre de la importación de efedrina y el Cártel de Sinaloa encontró en Argentina un lugar propicio para desarrollar la actividad.   

El Chapo Guzmán y su organización tendrían ramificaciones en el Noroeste argentino, según la revista mexicana “Proceso”. La publicación cuenta que Guzmán vivió en la Argentina en 2010 y en marzo de 2013. Desde México creen que la Argentina se convirtió en un centro de producción de drogas sintéticas y que la actividad tendría su base en Formosa, Chaco y Misiones.

Guzmán encontró en el noroeste argentino una zona propicia para su negocio

El periodista mexicano José Reveles publicó en su libro “El cártel incómodo”, que el ex subsecretario de Culto de Jorge Capitanich, José Mongelo, había otorgado subsidios millonarios a la iglesia para que el pastor mexicano Jerónimo López Valdez se hiciera cargo del templo La Roca y utilizara a la iglesia evangélica del Nuevo Milenio de Resistencia como pantalla para lavar dinero del narcotráfico.

En diciembre de 2011, Mongelo asumió como diputado nacional encabezando la lista del Frente Para la Victoria. Durante la detención de un pastor evangélico de apellido González con veinte kilos de pasta base en su poder, la Policía encontró también una tarjeta del diputado Mongelo.

Refugio narco

No es la primera vez que se vincula a un líder narco con Argentina. La familia de Pablo Emilio Escobar Gaviria, el mítico narcotraficante colombiano, se escondió de sus perseguidores en el país durante la década del noventa. También lo hicieron el colombiano Luis Agustín Caicedo Velandia considerado por los Estados Unidos un narcotraficante muy peligroso, Ignacio Alvarez Meyendorff, narco que residió en el país en 2005, Gustavo Adolfo Mejía Medina y Cristian Camilo Londoño Cifuentes. Argentina también puede ser un paraíso para los narcos.