Menu Big Bang! News
Actualidad Acusación

"Es inevitable pensar en Cromañón", dijo el fiscal que investiga la fiesta mortal

Delgado acusa a los organizadores por la muerte de cinco jóvenes en el predio de Costa Salguero. El juez Casanello allanó la sede de Prefectura, contratada para dar seguridad en el lugar.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El fiscal federal Federico Delgado sostuvo hoy que en la fiesta Time Warp, donde murieron cinco jóvenes, hubo una organización dedicada a la venta de drogas y en su dictamen consideró inevitable pensar lo que pasó en el boliche Cromañón, en Once, donde murieron 194 personas.

Delgado pidió la detención inmediata del presidente de Dell Producciones, Adrián Conci, por su responsabilidad como organizador de la fiesta que se desarrolló en Costa Salguero, en la Costanera.

En paralelo, el juez de la causa, Sebastián Casanello, allanó hoy en persona una sede de Prectura Naval, luego de encontrar un contrato firmado entre esa fuerza y los organizadores por 30.000 pesos en concepto de servicios adicionales de vigilancia con la fuerza de seguridad que tenía que controlar la seguridad en el lugar.

De hecho, la Prefectura fue separada de la investigación por el primer fiscal de la causa, Sandro Abraldes, cuando le informaron que en el lugar no se habían vendido drogas.

"Hubo una actuación deliberada en la que la vida se subordinó a la decisión de lucrar con la venta de drogas y todo ello terminó con la muerte de cinco personas", advirtió Delgado en el dictamen en el que pidió la detención de Conci e investigar a otros empresarios.

El juez dispuso además una inspección ocular en el predio de Costa Salguero donde se hizo el festival de música electrónica y recibió en su juzgado a familiares de las víctimas por lo que ahora tendrá que decidir si ordena lo pedido por la fiscalía.

"La venta de droga organizada, la regulación de ese "mercado", el hacinamiento y el calor colocó al responsable del evento también como responsable de los hechos", sostuvo Delgado.

 

 

"Más allá del evento musical o a propósito de él, se montó todo un dispositivo de venta de drogas que tomó un cariz dramático pero real, en la medida que dentro de ese mercado que fue la "Time Warp", se suscitaron diversas situaciones que agravaron el curso del evento", añadió Delgado

Y enumeró: "baños colapsados, nula ventilación, ambiente sin ventanas y sin ventiladores, altísimas temperaturas, grandes colas de personas para acceder a la compra de botellas de agua (más de una hora de tiempo) las cuales se vendían a 40 pesos. Incluso se llegaban a pagar 100 pesos si en la caja no tenían cambio, robos de botellas de agua y avalanchas en el ingreso y en horario pico producto de la excesiva cantidad de gente que había -posible sobreventa de entradas-", indicó.

Conci es "la persona que organizó el evento y quien deberá responder por los hechos investigados. Ahora tenemos que saber si actuó sólo o en sociedad", agregó el fiscal. 

Y remarcó que hubo una "administración de la necesidad de hidratarse" sumada a la alta temperatura del lugar, el hacinamiento, la falta de ventilacion y el cierre de puertas por la lluvia que comenzó a las 2 de la madrugada.

Es inevitable pensar en Cromañón

"Al menos 6 médicos que prestaron la asistencia sanitaria en el lugar -contratada por el grupo Semec SRL- dijeron que a partir de las 4.30/5 horas aumentó exponencialmente la cantidad de pacientes de gravedad que presentaban signos de intoxicación y que los pacientes les refirieron que habían consumido principalmente pastillas adquiridas en el mismo evento. Es inevitable pensar en Cromagnon", agregó Delgado.

También aludió a testimonios referidos a la venta de drogas con que eran recibidos los asistentes apenas ingresaban a los pabellones: se ofrecía "keta, lcd, éxtasis, cocaína y superman", resumió.

"El lugar además estaba hacinado, con poca ventilación, hacía calor y escaseaban las bebidas a medida que los concurrentes las necesitaban. Por ello muchos tuvieron principio de asfixia. Pero no solo se racionó la venta de bebidas. También, según algunos testigos, la red de agua corriente se cerró a la madrugada", apuntó el fiscal.

Y remarcó: "Los organizadores fueron indiferentes a las convulsiones de las víctimas. Durante 15 minutos sólo miraron y oyeron los gritos de auxilio de los demás. Cuando llegó el Same en parte era tarde".

Delgado recordó que por momentos la temperatura del lugar llegó a los 42 grados y hubo intoxicados con quemaduras internas y cuadros febriles, entre los derivados a hospitales porteños.