Menu Big Bang! News
Actualidad Mascota en campaña

¿Está deprimido Balcarce PRO, el perro de Macri?

Mirada lánguida y ojos que parecen reclamar más atención. El can, adoptado por Mauricio y mimado por el PRO, padecería depresión, estrés y ansiedad preelectoral. Qué dice la ciencia. Mirá el álbum de fotos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Es el mejor amigo del hombre, pero, ¿lo es también del político? Parece que a Balcarce, el perro del PRO, lo afectó la campaña electoral, que mantiene ocupadísimo a su dueño. Y se siente solo: su carita triste en las fotos es evidente. Ya no manifiesta su característica vivacidad y, cuentan, casi no ladra ni mueve la cola. Hasta habría bajado de peso. ¿Está deprimido?

Balcarce esperando a su dueño.

Balcarce, un cachorro de menos de seis meses, es un evidente “raza perro” que fue adoptado en un refugio de Castelar. “Y sí, tiene cara de triste, no sabemos por qué”, asegura una fuerte del gobierno porteño en estricto off.

Se sabe que el can vive en la oficina de Balcarce y Belgrano, una de las sedes del PRO en el Microcentro (de ahí su nombre, aunque también se especula el bautismo tiene más que ver con las ambiciones presidenciales de su dueño). También suele visitar la nueva sede del Gobierno porteño, en la calle Uspallata.

La dieta es estricta, comentan en el PRO: alimento balanceado en las dosis recomendadas por los veterinarios. 

Si bien está cuidado y atendido como una estrella de Hollywood, el pequeño y simpático can posiblemente espera que se le preste más atención. Unas caricias y mimos extra nunca están de más.

¿Balcarce espera más atención?

Es muy importante la presencia de Balcarce en las redes sociales. Con apenas cinco mensajes, tiene su perfil en Twitter (@ElPerritoDelPRO) y 5.400 followers. Allí sube fotos y cuenta sus actividades. También abrió una cuenta en Facebook.

 

Yo Matías me sacó a pasear por San Telmo!

Posted by El perrito del PRO on Jueves, 18 de junio de 2015

La palabra de la ciencia

Ahora, lo importante. ¿Está triste Balcarce? ¿Podría padecer algún tipo de depresión canina? “Pensar que un perro no tiene tristeza es pensar que es una almohada. Es un ser viviente. Al perro le puede causar tristeza lo mismo que al ser humano: una mezcla de hormonas, lo que traemos de cuna anatómicamente, el sistema inmunológico y nuestras emociones, que son nuestra conexión con el mundo externo. En ese sentido es igual el perro que el hombre”, explica Juan Romero, uno de los “veterinarios de la tele”. 

Cuando hay problemas, explica el adiestrador Marcelo Marchisio, pueden ir desde una cuestión de salud hasta la falta de actividad. “El perro está diseñado para hacer cosas de perro”, resume. Son cuestiones inherentes a la especie: caminar durante horas, rastrear un olor, seguir a una presa. “Si rompe un trapo en pedazos, para él puede ser un conejo”, ejemplifica.

A veces, los dueños ignoran esas cuestiones, “no entienden que los cachorros necesitan canalizar sus necesidades de forma adecuada”. Marchisio cuenta que los perros tienen un componente emocional mucho más alto del que pensábamos hace unos años. “Igual que nosotros, están contentos, pero también pueden extrañar al dueño”. Un terreno inexplorado, que ya involucra tomografías computadas. Por ahora, más de lo que parece necesitar Balcarce.

Romero agrega que para evitar la tristeza del perro hay que entender su lenguaje. “Dedicarle cinco minutos por día para jugar y vincularse. Sacarlo a pasear. Son cinco minutos de conexión diarios”, recomienda. ¿Es entonces su cara habitual o hay tristeza real en Balcarce PRO? Habrá que seguir sus andanzas en las redes sociales.