Menu Big Bang! News
Actualidad Declaró la esposa de Mangeri

"Estaba todo golpeado y quemado por la Policía"

En el juicio por el crimen de Angeles Rawson, Diana Saettone volvió a defender al portero. Dijo que lo obligaron a hacerse cargo del homicidio.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Sobre Diana Saettone, la esposa de Jorge Mangeri, el portero juzgado por el crimen de Ángeles Rawson, hay tres hipótesis: que encubre a su marido, que ingenuamente le cree cuando él dice que es inocente o en verdad el no tuvo nada que ver y ella es la única que puede defenderlo. Hoy declaró en el juicio oral ante el Tribunal Oral Criminal 9 y confirmó lo que ya había dicho: que Mangeri no mató a Ángeles y que fue presionado para hacerse cargo del crimen cometido el 10 de junio de 2014.

Antes de sentarse ante los jueces, Mangeri le tiró un beso y durante su declaración lloró varias veces. Saettone dijo que el día del homicidio estaba en la casa de sus padres del Talar de Pacheco porque Mangeri estaba pintando las aberturas del departamento de Ravignani al 2300.

“Ese día hablé por celular con mi esposo, estaba descompuesto y tenía chuchos de frío. Esa noche me vino a buscar a las 23. Después recibimos un llamado de la mamá de Ángeles pero no se escuchaba bien. Volvimos en auto al departamento de Ravignani y pensamos que se podía tratar de algún problema con el suministro de luz”, dijo la mujer de Mangeri.

Al otro día, cuando la madre de Ángeles, María Elena “Jimena” Aduriz, les dio la noticia, Saettone dijo que se puso mal y le dijo a Mangeri que había “desaparecido Mumi”. 

Saettone declaraba la sede de la División Homicidios cuando Mangeri quedó detenido. “Luego mi marido me dijo que lo habían subido a un patrullero y que le habían pegado. Me mostró las lesiones en su cuerpo. Porque querían que se hiciera cargo de la muerte de Mumi. Estaba todo golpeado y quemado por la Policía", declaró la mujer. .

La noche del viernes 14 de junio de 2013, cuando Saettone llegó a la fiscalía, se encontró nuevamente a la mamá de Ángeles quien le habría dicho: "Mirá lo que le hicieron a Jorge. Quieren que se haga cargo de la muerte de 'Mumi'. Me daba la mano y me pedía perdón", declaró la mujer, quien agregó que le decía que se quedara tranquila, que tanto ella como su marido Jorge Opatowski "habían hablado maravillas (ante la fiscal Asaro) de Jorge (Mangeri)".

 Saettone explicó que la noche de ese viernes, cuando llegó a la fiscalía, se encontró con la madre de Angeles. "Me daba la mano y me pedía perdón porque le conté lo que le habían hecho a mi esposo. Cuando nos enteramos de la muerte de Angeles se nos vino el mundo".

Para Pablo Lanusse, abogado querellante, Saettone encubre a su marido. “Sabe más de lo que dice”, afirmó.