Menu Big Bang! News
Actualidad Piñas, sonrisas y amistad

Flavio salivador y otras increíbles irrupciones de la TV

Flavio Mendoza escupió en la cara de su ex cuñado. Carlos Bilardo fue a salvar a un destrozado Sergio Goycochea. Fernando De la Rúa demostró que algo no estaba bien. Caruso le voló la gorra a un policía de un sopapo y patentó una frase. Torry, a las trompadas en vivo. Estas son las irrupciones televisivas más recordadas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La irrupción de Flavio Mendoza en pleno estudio de televisión para increpar al presunto estafador de su hermana provocó un ambiente tenso. El coreógrafo, bailarín y empresario llegó con decididas ganas de pelear. Le recomendó que se arregle los dientes porque era “un bicho” y le pidió que se lave el pelo. Parecía calmarse, pero regresó con más bríos, lo invitó a la calle a boxear y, como no tuvo recepción, lo escupió. Un hecho lamentable, pero no es el único. 

“Goyco, tenés que irte”

Después de la fatídica derrota 5-0 contra Colombia, en 1993, Carlos Bilardo confesó que necesitó pastillas para poder dormir, y que “caminaba por las paredes”. Pocos días más tarde, el ex DT del seleccionado corrió al estudio de “Tiempo Nuevo”, donde José Sanfilippo destrozaba en vivo y en directo a Sergio Goycochea, arquero de aquel equipo.

En medio de filosas palabras, alguien señala que Bilardo “está invitado como peludo de regalo”, entonces Bernardo Neustadt, conductor del programa, se vio en la obligación de aclarar: “Con gusto lo hubiera invitado a Bilardo, pero él vino solo”. Mientras tanto, el “Loco” Gatti trataba de contener la risa y brindó la mejor reflexión de la noche: “Acá Bernardo, el único que ganó fuiste vos. Rompiste todos los ratings”. 

 

Y día de la “invasión” contra De la Rua… y de los saludos a “Laura”

Muchos dicen que fue el principio del fin. Aquella noche, Fernando De la Rúa concurrió a Showmatch. La idea era pasar un buen momento, distendido. Pero nada salió según lo esperado. Apenas arribó, lo recibió un militante del MTP, que le reclamó la libertad de los presos de La Tablada.

Después, lo conocido: el affaire con el Dinosaurio Bernardo, la salida por la puerta que no era puerta y los saludos para Laura, la mujer de Tinelli (que se llamaba Paula)

“No me midás”

Ricardo Caruso Lombardi acababa de asumir en San Lorenzo en reemplazo de Leonardo Madelón. El extrovertido DT daba una entrevista en el canal TyC Sports, y tuvo la mala fortuna de que Fabián García, ayudante de campo del actual técnico de Unión, se mandara a buscarlo a la salida del canal.

Si bien no irrumpió en el estudio, lo golpeó en la puerta de la emisora. Las cámaras tardaron minutos en salir a registrar la escena, una pelea memorable con una frase que quedará para la historia: “No me midas”.

 

El aguante de Diego

Y en el mismo canal se dio una irrupción mucho más grata. Esa noche en Mar de Fondo estaba como invitado Ariel “Burrito” Ortega. En esa época (2004), Diego Armando Maradona y el periodista Marcelo Palacios eran inseparables, y habían cenado juntos.

Cuando el peridista le contó quién sería el invitado de esa noche, el Diez le pidió concurrir al piso a visitarlo. Se generó de esa forma una de las noches más amenas del ciclo. Más tarde pasó por el lugar el “Turco” Claudio García, quien también fue parte de la velada. Una noche para recordar.

Batalla campal en Crónica TV

Pero una de las irrupciones más recordadas de la tele se dio en Crónica TV. "Fracasado", "Pancho", "Tonto". Los insultos entre el humorista Torry y el productor Carlos Mandia fue subiendo de tono.

Como testigos, el Mago Sin Dientes (de quien Torry dijo “tiene las orejas más grandes que los huevos”) y una estupefacta Anabela Ascar, que vio como la violencia fue in crescendo.

Había una demanda judicial, plata de por medio y show. Mucho show. La irrupción fue la de dos hombres (a uno lo definieron como un “boxeador”, aunque el propio Torry aclaró que se trataba de su hijo). Y todo terminó con una gresca descomunal en cámara. Piñas, patadas, más piñas, más patadas. Y todo por tevé.