Menu Big Bang! News
Actualidad Fuera de juego

Golosina con plástico: en Argentina también sacan de circulación los chocolates Mars

El martes fue encontrada una barra de plástico dentro de una barra de chocolate comprada en Alemania. El retiro de los productos se realizó en más de 50 países.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El típico hábito de comprar Mars en el free shop luego de un viaje será por ahora una costumbre de la que muchos argentinos deberan abstenerse. Al igual que en otras 55 países, las barras de chocolate Mars, Milkyway y Celebrations fueron sacadas de circulación luego de que en Alemania se encontrara un trozo de medio centímetro de plástico en uno de sus productos.

La barra de chocolate y caramelo, fuera de circulación.

Ante el temor de que haya más chocolates contaminados, dichos chocolates producidos en Holanda, fueron retirados del mercado retail. La medida no alcanza a todos los productos de Mars. “Tanto nuestros clientes como los consumidores pueden tener la certeza de consumir nuestros chocolates, que son elaborados en plantas ubicadas en Estados Unidos y México”, indico en un comunicado la filial local.

Los únicos productos considerados en el retiro voluntario son aquellos que especifican en su empaque “Mars Holanda” y que se produjeron por un tiempo limitado en dicha planta, específicamente del 5 de diciembre de 2015 al 18 de enero de 2016”, aclaran desde la empresa. 

Actualmente los productos que se pueden consumir a nivel local son Snickers, M&M's maní y M&M's chocolate. “Estos productos no se vieron impactados por el retiro voluntario ni afectados de ninguna forma, ya que los Snickers se producen en la planta de México y los M&M's, en la de Estados Unidos”, aclararon fuentes oficiales.

Una tapa de plástico se filtró en el proceso de producción.

El director de Mars en Holanda, Jack Tabbers, reconoció que hubo un error por parte de la empresa. Una tapa de plástico entró en el proceso de producción en la planta de Veghel al ser cambiado un tubo. El objeto de plástico, de 15 centímetros de largo, fue triturado y podría tener puntas filosas. "Lo descubrimos demasiado tarde", admitió Tabbers en declaraciones a una radio holandesa. "Existe la posibilidad de que niños pequeños se lesionen o se asfixien y por eso hemos tomado esta medida a nivel global”, concluyó.