Menu Big Bang! News
Actualidad Contando los días

Griesa se jubilará cuando la Argentina acuerde con los buitres

El juez de Nueva York lo confirmó en una audiencia entre representantes de la Argentina y los acreedores. Su destino: Montana.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Su joroba y su bastón, en el que sostiene como puede sus 85 años, podrían inspirar compasión o ternura. Sin embargo, a ningún argentino lo conmueve la decrépita figura de Thomas Griesa. Al cabo de ocho largos años de resoluciones contrarias al país, Griesa fue tildado desde “juez municipal” hasta “embargador serial”, como lo llamó la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Como sea, el juez de Nueva York, quien todavía lleva adelante el reclamo de los fondos buitre contra la Argentina, se jubilará cuando ponga su firma para darle fin al “juicio del siglo”.

El juez “del siglo”, Thomas Griesa, desea que la Argentina y los fondos buitre acuerden para poder jubilarse.

Thomas Griesa confirmó el rumor sobre su posible jubilación pos juicio. Según publicó Ámbito.com, el lunes por la tarde, momento de su confesión, estaban presentes sus colaboradores más cercanos, los representantes argentinos, abogados del estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton (CGS&H) y abogados del fondo Trinity.

El juez de Nueva York, de 85 años, tiene problemas en la espalda, los oídos y la voz.

La posibilidad de que Thomas Griesa se jubile ni bien finalice el “juicio del siglo” aumentó las expectativas de un lado y del otro del mostrador de que la Argentina está cada vez más cerca de cerrar uno de los capítulos más largos de su historia económica reciente. La semana pasada, el secretario de Finanzas, Luis Caputo, presentó una oferta de pago a los “fondos buitre” por US$ 6.500 millones.

Con más de 40 años en los tribunales de Nueva York, el juez desea pasar el resto de su vida en Montana.

Con más de 40 años en el cargo, la idea de Thomas Griesa es pasar el resto de su vida muy lejos de los aburridos tribunales de Nueva York. A sus 85 años, que el 11 de octubre serán 86, lo que más quiere el juez ahora es disfrutar de su casa de campo en Montana. Para eso, viudo y sin hijos, primero deberá lograr que el “juicio del siglo” se resuelva bajo su máxima: “Los contratos se cumplen y las deudas se pagan”.