Menu Big Bang! News
Actualidad Boca-River, en el 2000

Hace 15 años el Panadero usaba bengalas en un Clásico

Hace 15 años, un joven Panadero Napolitano festejaba llorando y colgado del alambrado el Superclásico de la épica, en el que Palermo hizo el tercer gol en una pierna. Otros tiempos, esta vez con final feliz. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hay una fecha que los hinchas de Boca difícilmente puedan olvidar: el 24 de mayo de 2000. Esa noche Martín Palermo volvía al fútbol después de una grave lesión de rodilla que lo había marginado de las canchas durante 6 meses. Américo Gallego había ironizado ante los medios: “Si Bianchi pone a Martín, lo pongo a Enzo”. El resultado es conocido por todos. Palermo, más optimista del gol que nunca, marcó el tercer gol sobre la hora e hizo delirar a los xeneizes.

En la tribuna, un por entonces joven “Panadero” Adrián Napolitano festejaba llorando colgado al alambrado con una bengala encendida en la mano (minuto 13:05) Aquella noche cobró cierta notoriedad en la tribuna boquense, y luego realizaría el primero de sus viajes a Japón para acompañar al equipo a jugar la Intercontinental contra el Real Madrid. En esos años no vestía el uniforme con el que toda la tribuna lo conocería: jardinero de jean, gorrito amarillo y camiseta vintage. Dicen que después de ese primer plano el muchacho cobró ínfulas. “Se hacía el lindo y tenía ganas de figurar”, define alguien que frecuenta la tribuna. 

Para el Panadero, todo comenzó en aquel Superclásico, que terminaría de una manera distinta al del jueves.