Menu Big Bang! News
Actualidad Misterio

Hallan cuerpo en Florianópolis y dudan si es el argentino perdido

Las autoridades esperan que la familia pueda reconocerlo y determinar si se trata del argentino desaparecido hace una semana junto a su hija de 7 años.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El cuerpo sin vida de un hombre fue encontrado por un grupo de pescadores en la zona de Mocanbique, en Florianópolis. Ahora se investiga si se trata de Javier Caballero, el argentino que se encuentra desaparecido desde el viernes pasado junto a su hija de 7 años, Trinidad. 

El argentino desaparecido junto a su hija de 7 años.

Si bien todavía no se realizó la identificación del cuerpo, los especialistas intentan determinar si se trata de Javier Caballero, el argentino de 41 años que desapareció el pasado viernes de esa playa.

Según publicaron los medios del país vecino, el departamento de Bomberos de la ciudad balnearia fue alertado por un grupo de pescadores que se encontraban en la zona, cuando avistaron el cadáver. La policía Militar llegó al lugar para aislar la zona. 

EL CASO 

La familia argentina visitaba por primera vez el país vecino. Con ganas de conocer la Caballero fue a dar un paseo el viernes pasado con Candelaria, de 9 años, y Trinidad, de 7, cuando se perdieron en la zona de Playa Ingleses.

Iniciaron la excursión cerca del mediodía y Analía, la mujer de Caballero, se alarmó cuando eran las 21 y no regresaban. Allí fue cuando alertaron a la policía, que inmediatamente comenzó una búsqueda sin éxito hasta las 2 de la mañana.

La familia era la primera vez que viajaba a Brasil.

En la mañana del sábado, pescadores encontraron a Candelaria. Fue rescatada en helicóptero y, en estado de shock, reveló que su hermana había caído en un pozo y que el padre intentó rescatarla. Asustada, Candelaria se alejó del lugar cuando su padre comenzó a hacer las maniobras para rescatar a Trinidad. Luego contó que caminó varias horas hasta la zona en donde fue hallada por pescadores.

Germán Greco, hermano de Analía, dijo a los medios que el día anterior sabía que Caallero y las nenas habían ido a caminar por ese lugar y les habían mandado fotos por WhatsApp. Apenado reconoció que el morro es una zona peligrosa porque hay que caminar a la veda del mar y en la zona no había carteles que impidieran el paso.