Menu Big Bang! News
Actualidad España

Hallan los restos de la argentina desaparecida en una trituradora

La Guardia Civil española confirmó que corresponden a Adriana Gioisa. Fueron descubiertos en el garage del edificio donde vivía. El casero está detenido y es el único sospechoso. Sería un asesino serial.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa
Adriana Giojsa desapareció en Madrid el 6 de abril. Ahora buscan su cuerpo. Hay un detenido.

 

Los restos hallados en la trituradora de carne que estaba en el garage del edificio donde vivía Adriana Gioiosa corresponden a la argentina desaparecida en Madrid.  Así lo confirmó la Guardia Civil, que halló los restos el pasado lunes y que luego fueron cotejados con las muestras de ADN que proporcionó el hermano de Gioiosa, según informó el diario El País. El único sospechoso y detenido en la causa es el encargado del inmueble, identificado por la prensa local como Bruno H. V. 

 Las autoridades policiales ahora creen que asesinó a Gioiosa e intentó pasar el cuerpo de la mujer de 55 años por la picadora de carne industrial, sin lograrlo.

La hipótesis concuerda con el testimonio de vecinos del edificio del barrio madrileño de Majadahonda, quienes escucharon ruidos extraños, como de una sierra industrial, y aseguraron que el casero trasladaba bolsas de residuos sospechosas. En un primer momento se creyó que el encargado tiró en tres contenedores diferentes el cadáver descuartizado, por lo que se buscaron los restos un basurero de la localidad de Pinto, sin hallar nada.

Hoy los investigadores comenzaron a buscarla en una finca en la localidad de Santa Cruz de la Zarza, en Toledo, que pertenece a la tía del detenido y dueña de la casa de Madrid. La desaparición de Gioiosa fue denunciada el 6 de abril, aunque los investigadores estimaron que el crimen pudo haber sido perpetrado entre el 29 de marzo, cuando la mujer regresó a Madrid tras visitar a sus familiares en Argentina, y el 1 de abril.

El frente de la casa donde vivía Gioisa. El casero del complejo,la habría descuartizada en el garage.
 

El casero de la vivienda que alquilaba Gioiosa fue detenido al día siguiente y, según fuentes policiales, tenía antecedentes psiquiátricos y estuvo internado en una clínica especializada. La situación procesal se complicó más después que encontraron en la vivienda de la localidad de Móstoles, donde reside, el vehículo Opel Zafira propiedad de la mujer desaparecida.

Los investigadores intentan establecer, además, sí el hombre acusado realizó maniobras para encubrir el crimen, como enviar mensajes de texto desde el teléfono celular de la víctima para despistar a su familia y convencerla de que ella estaba de viaje. Su desaparición fue finalmente denunciada por el hermano de la mujer, quien notó que usaba el celular, pero no atendía sus llamadas.