Menu Big Bang! News
Actualidad Tribunal popular

Jurado presidido por una peluquera absolvió a una parricida

En Azul, un Tribunal integrado por la gente consideró que la acusada, que mató a su padre cuando tenía 19 años, no merecía ir a la cárcel porque actuó en defensa propia. El hombre la obligaba a ejercer la prostitución y hasta intentó abusar de ella.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Un jurado popular encabezado por una peluquera absolvió a una mujer acusada de matar a su padre de una puñalada, pues entendió que se defendió de una agresión del hombre, quien la forzaba a ejercer la prostitución, la maltrataba e incluso habría intentado abusar sexualmente de ella.

El juicio se llevó a cabo en la ciudad bonaerense de Azul y concluyó con la declaración de "no culpable" de la acusada, Jennifer Ayelén Kysilka, quien tenía 19 años cuando acuchilló a su familiar.

En el primer juicio por jurados, la presidencia le tocó a una mujer que trabaja de peluquera.

Los hechos ocurrieron el 1° de febrero de 2014, en una casa situada en el Barrio Alberdi, de Olavarría, donde el padre -de 39 años- discutió y agredió a su hija, según determinó el jurado. 

El diario El Tiempo, de esa localidad, cubrió el desarrollo del resonante caso desde la sala de audiencias.

El fiscal Martín Pizzolo acusó a Kysilka por el delito de "homicidio agravado por el vínculo". Pero el defensor oficial Martín Marcelli pidió la absolución argumentando que la joven "se defendió de un ataque, teniendo en cuenta que su papá la golpeó como ya lo había hecho en otras oportunidades, además de que también -según dijeron testigos y la propia imputada en el juicio- la obligaba a ejercer la prostitución y en una ocasión intentó también abusar sexualmente de ella", reportó la Asociación de Pensamiento Penal, la organización que difundió la información.

El Palacio de Tribunales de Azul donde se llevó a cabo el primer juicio oral popular, de esa jurisdicción.

El tribunal popular, integrado por 12 ciudadanos y encabezado por una peluquera, consideró a la acusada "no culpable" pues actuó "en legítima defensa", lo que significó su inmediata libertad. "No tuvimos dudas en la decisión que tomamos fue unánime", dijo al portal Infoeme la presidenta del jurado y encargada de leer la resolución, Cleydes Mendizábal, quien consideró que la imputada actuó "en un estado de legítima defensa en el contexto de violencia de género".