Menu Big Bang! News
Actualidad Cobertura especial

Inundaciones en el Litoral: robos y vacunación en medio de la tragedia

Aunque ya no llueve, el agua proveniente de Brasil no cesa. BigBang recorrió la zona afectada y dialogó con los vecinos damnificados. La ayuda y el dolor por perderlo todo. Imágenes y videos exclusivos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Cesó la lluvia en el Litoral pero el agua proveniente de Brasil no cesa. Ese es el cuadro de situación del Litoral argentino, una zona devastada por el efecto de las inundaciones que encuentra a sus vecinos entre el desafío de recuperar lo perdido y proteger lo resguardado. Además, se puso en marcha el servicio de vacunación para evitar la propagación de enfermedades.

 

Con más de 10.000 evacuados, de los cuales 2.500 se encuentran en centros de evacuados y 7.500 se distribuyeron en casas de familiares, Concordia atraviesa un día más de inundaciones. En una recorrida por la zona BigBang dialogó con los vecinos y obtuvo detalles del estado de situación de una región arrasada por el agua.

 

Los centros de evacuados en la región se ubicaron en escuelas, dependencias del ejército, parroquias y clubes barriales. Allí también las autoridades sanitarias comenzaron a vacunar a los vecinos para evitar la propagación de enfermedades. 

Enrique Cresto, intendente de Concordia, describió la actual situación: “El nivel del agua se mantiene igual porque es mucha el agua que está bajando del norte de Brasil. Por lo pronto tenemos la represa de Salto Grande que está conteniendo el agua. Es un murallón que está a 20 kilómetros al norte y ahora está moderando y regulando el agua para que Concordia no se inunde. Si no existiese, el río estaría a 18 metros y no a 16 y pasaría nuestras defensas”.

Las zonas inundadas afectan a gran parte del Litoral argentino. 

No pensé que el agua iba a llegar hasta adentro de la casa”, narra un vecino de Concepción del Uruguay, Entre Ríos, quien se muestra preocupado ante la ola de robos que invadió la zona. “Nos quedamos de noche, hay que tener cuidado porque están los aprovechadores. A dos cuadras se robaron un techo y a otra señora le rompieron la puerta”, explicó.

Los vecinos, también alertas por posibles robos en las zonas afectadas. 

Hasta el momento, los vecinos damnificados aguardan por la asistencia financiera del Estado para hacer frente a los destrozos aunque desde autoridades locales ya comenzaron a tomar nota de los ciudadanos que sufrieron pérdidas económicas.