Menu Big Bang! News
Actualidad ¿Cambiemos?

La Corte retó al Gobierno por la eterna contaminación en el Riachuelo

Ocho años después del fallo del máximo tribunal, no hay avances importantes. Lorenzetti interrumpió al ministro Bergman y hubo tensión con vecinos de la villa 21-24. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La audiencia pública convocada por la Corte Suprema por el saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo, que afecta a unos 7.000.000 de personas en la región metropolitana de Buenos Aires, mostró hoy un alto grado de incumplimiento y demoras en las obras.

Los jueces de la Corte se mostraron interesados hoy en preguntar sobre el "grado de avance" del plan de saneamiento de la cuenca hídrica Matanza-Riachuelo, pero lamentaron la falta de "precisiones" en las respuestas de los representantes de los gobiernos nacional, bonaerense y porteño.

Los jueces de la Corte lamentaron la falta de precisiones del gobierno.

El debate tuvo una primera sección expositiva de las partes y una segunda donde los ministros del máximo tribunal formularon preguntas a los representantes del Estado Nacional, la Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo (Acumar) y la empresa estatal AySA.

La mayoría de las preguntas que formularon los jueces recibieron como respuesta la imposibilidad de dar precisiones sobre cantidad de personas afectadas por la contaminación en la cuenca, cumplimiento de plazos comprometidos, proyección de obras a futuro e indicadores. 

La audiencia pública se realizó en el cuarto piso del Palacio de Justicia y fue presidida por los ministros de la Corte Ricardo Lorenzetti, Elena Highton, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

El gobierno nacional estuvo representado por el procurador del Tesoro, Carlos Balbín, y el ministro de Medio Ambiente, Sergio Bergman, quienes delegaron en funcionarios técnicos las respuestas al tribunal. Bergman es además el presidente de la ACUMAR.

En tanto, la administración bonaerense estuvo representada por el fiscal de Estado Hernán Gómez y el gobierno porteño por el procurador Gabriel Astarloa.

"Si no podemos establecer un diálogo con quien pueda responder las preguntas, es difícil hacer un seguimiento del cumplimiento del fallo", advirtió Rosatti, ante las escasas precisiones de los interlocutores.

El primer gran dato fue la ausencia de Julio Torti, el director general de ACUMAR, que se destacó en su primer año como funcionario no por su gestión, sino por reivindicar la teoría de los dos demonios. Torti es hijo de un ex marino de la ESMA acusado de 25 secuestros y 32 torturas durante la última dictadura.

Gabriela Seijo, su segunda en la Acumar, intentó excusarse del interrogatorio de los jueces de la Corte al afirmar que "el panorama que encontró la actual gestión fue desolador". Lo mismo afirmó el ministro Bergman.

El panorama que encontró el actual gobierno es desolador.

 

Carlos Valdez, de la Auditoria General de la Nación (AGN), detalló las "falencias" que impiden evaluar el cumplimiento del plan integral de saneamiento ambiental al que se comprometió la Acumar, entre ellas un presupuesto con "deficiencias", plazos vencidos y costos de hasta "un 134 por ciento" por encima de los originales.

Andrés Nápoli habló como representante de las ONGs que intervienen en la Causa Mendoza denunció un control "deficitario" de la contaminación de la cuenca hídrica por parte de la Acumar.

El momento de mayor tensión se vivió por la mañana, cuando un grupo de vecinos del camino de sirga de la Villa 21-24 de Barracas rechazó al grito de "mentirosos" las exposiciones de funcionarios nacionales y porteños.

Los vecinos de la cuenca se manifestaron adentro y afuera de la Corte.

Los vecinos replicaron a los funcionarios, al advertir que el "25 por ciento de los niños de la zona tiene plomo en la sangre" y asegurar que todavía más de un millar de familias esperan su relocalización, y luego fueron desalojados de la sala por Lorenzetti.

 

Una encuesta realizada en 2010 por el ministerio de Salud reveló que la mitad de las 7.000.000 de personas que viven cerca de la cuenca padece alguna situación ambiental de riesgo, como deficiencias en el abastecimiento de agua, cloacas o disposición de residuos.

La Defensoría del Pueblo porteño reclamó hoy que comiencen de manera urgente las tareas de saneamiento de la Cuenca del Arroyo Medrano, donde el problema recurrente de las inundaciones y anegamientos resulta agravado por la contaminación que afecta a sus aguas.

El saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo fue requerido el 8 de julio de 2008 por la Corte Suprema a los gobiernos nacional, bonaerense y porteño, en el marco de la Causa Mendoza por daños ambientales presentada el 20 de junio de 2006, y se designó a un juzgado federal para el seguimiento de ese objetivo.

La Acumar presentó en 2010 el primer Plan Integral de Saneamiento Ambiental de la cuenca, actualizado en julio de 2016 por la actual gestión.

Desde 2008, la Corte Suprema de Justicia realizó varias audiencias públicas en las que recibió informes de la Acumar sobre los trabajos para el saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo, mientras la justicia procesó y embargó a empresas por arrojar residuos en la zona.
En una demostración de su fastidio por la falta de avances, Lorenzetti suspendió la exposición del ministro Bergman para "pasar a las preguntas".

Highton inquirió varias veces a una representante de la Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo (Acumar), en demanda de "precisiones" sobre la cantidad de niños afectados por la contaminación de esa cuenca hídrica, pero no tuvo una respuesta concreta, sino otras referidas a "las dificultades para realizar tal seguimiento" debido a la mudanza de las familias.

"Los niños no han recibido la solución a las causas de sus problemas (de salud)", por la "contaminación con plomo y otras sustancias químicas", que producen los efluentes que son volcados a esos ríos, incluyó la contestación, sin el detalle que reclamaba la magistrada.

Antes, Lorenzetti –cuando "cortó" la exposición de Bergman- había pedido que se convocara a quien pudiera responder las inquietudes de los miembros del máximo tribunal.

No puede haber dialogo y seguimiento sino no pueden responder nuestras preguntas.

 

"¿Qué se está haciendo? (con el caso) del 34 por ciento de los niños (que habitan esa cuenca) que sufren alteración psicomotora?", y "con el plan nutricional", quiso saber Highton, pero otra vez se quedó sin datos específicos.

"Si no podemos establecer un diálogo con quien pueda responder preguntas es difícil hacer un seguimiento", acotó el ministro Rosatti, sobre el grado de cumplimiento de la sentencia dictada en julio de 2008.