Menu Big Bang! News
Actualidad Pep Guardiola será multado por pedir Justicia

La Fifa, sus absurdas sanciones y el miedo a la libre expresión

El caso del actual técnico del Bayern Munich es el más emblemático, y el más reciente. Lució en una conferencia de prensa una remera con una leyenda que pide justicia para el periodista argentino Jorge “Topo” López, asesinado en Brasil durante el último mundial. La FIFA le inició un sumario. Otras sanciones ridículas. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Cuando recibió la remera, Pep Guardiola tenía en claro cuándo y cómo la usaría. Vestiría esa remera negra después del partido contra Porto por la Copa de Campeones. Un pedazo de tela oscura con una inscripción blanca en el pecho. 17 letras sencillas. Un pedido noble: #JusticiaParaTopo. Y una reacción previsible. La FIFA decidió multar y abrirle un sumario al director técnico del Bayern Munich por un “incidente de naturaleza no deportiva”, según el artículo 11 del reglamento disciplinario de la Champions. El 21 de mayo se definirá cuál es la sanción por portar ese mensaje terrorista. Nada menos que el pedido de justicia por la muerte de un amigo.

 

 

Jorge “Topo” López fue asesinado durante el Mundial de Brasil cuando un auto majenado por dos delincuentes menores de edad que huían de la policía chocó al taxi en el que viajaba el periodista ocasionándole la muerte. El hashtag #JusticiaParaTopo sumó adhesiones a lo ancho y a lo largo del planeta fútbol. Lionel Messi, quien fuera gran amigo del periodista, Diego Maradona, el Barcelona, el Atlético de Madrid, la Selección argentina. El pedido de justicia se universalizó. 

 

“Topo” López era muy amigo de Messi. La Selección acompaña el reclamo.
 

 

Diego, el más grande de todos, también sumó su adhesión a la campaña
 

 

Antes del partido entre Barcelona y Atlético de Madrid hubo lugar para este reclamo
 

En plena conferencia, Guardiola declaró: “La familia me dio la camiseta la semana pasada. Este lunes, cuando me desperté, sabía que iba a ponérmela”. Verónica Brunati, esposa del fallecido periodista, le expresó su agradecimiento en twitter y asegura que Pep conocía el riesgo al que se exponía. Pero que no le importó.

Jorge “Topo” López escribía y trabajaba en radio La Red. Familia y amigos esperan justicia.

 

Pero el de Pep no es el único caso. El pibe Franco Acosta, de la sub 20 uruguaya, sufrió la misma arbitrariedad. Al marcar un gol con su selección frente a Chile, el juvenil charrúa mostró una remera debajo de su camiseta en apoyo a un chico con cáncer. “Una mano para Agus. Cuenta Abitab 47401”, decía la camiseta que además tenía una foto del niño. Por ese motivo le abrieron un expediente.

Por esta remera sancionaron al juvenil uruguayo Franco Acosta.
 

A Messi una vez le aplicaron una multa de 2 mil euros por dedicarle un gol a su mamá el día de su cumpleaños. El caso de Frederick Kanouté es distinto. Si Lio mostró un mensaje de amor maternal, el oriundo de Malí fue sancionado con 3 mil euros por mostrar una remera en apoyo a Palestina después de marcar un gol. Y se sabe, a la FIFA las manifestaciones políticas le dan urticaria. 

Messi y Kanoute fueron sancionados con 2 mil y 3 mil euros. 

Pero no es el único caso en que la FIFA sanciona o llama la atención a algún protagonista deportivo por este motivo. Quizás la mayor polémica la haya despertado Andrés Iniesta en la final de la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010. Después de marcar el gol que consagraría a España campeón, “El Cerebrito” se sacó la camiseta y debajo mostró otra en memoria de Dani Jarque, jugador del Espanyol de Barcelona fallecido por una afección cardíaca. Intentaron sancionarlo, pero la presión mediática modificó la decisión. Con José Callejón sucedió lo mismo. La UEFA lo había sancionado con 3 mil euros de multa por mostrar una remera con la cara de su amigo Jarque, pero luego dio marcha atrás “como medida excepcional”. En ambos primó un sentido común cada vez más escaso en las autoridades. 

 

Pese a la intención inicial, primó la cordura y el Cerebrito no fue sancionado.