Menu Big Bang! News
Actualidad Obras sin hacerse

La crecida del río Salado sumergió bajo el agua a varias ciudades

La localidad bonaerense de Pila está con el 70% del distrito bajo el agua, hay 500 personas aisladas y mucha hacienda ahogada. Dolores, Coronel Brandsen y Monte están bajo el agua. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El intendente del partido bonaerense de Pila, Gustavo Walker (Frente para la Victoria), aseguró hoy que el "70 por ciento" del distrito permanecía "bajo el agua" por la crecida del río Salado y unas "500 personas" se encontraban "aisladas", mientras sostuvo que "mucha hacienda" se estaba "ahogando".
Además, manifestó que 12 personas seguían evacuadas y otras 100 continuaban autoevacuadas.

Una imagen del inmenso lago en el que se convirtieron todos los campos de Pila, Hay mucha hacienda muerta.

"Pila está con un 70 por ciento del distrito bajo el agua. La situación es muy difícil", resaltó Walker en diálogo con radio Provincia. Y añadió: "Tenemos alrededor de 500 personas aisladas en diferentes lugares del distrito".
El jefe comunal precisó que a esos damnificados por la crecida del río Salado se los estaba "proveyendo" de víveres "con helicópteros, un (camión) Unimog del Ejército y semirrígidos de Bomberos".

"Lo que nos complica mucho es la cantidad de animales, 320 mil cabezas que están en diferentes partes y que la gente las ha tratado de sacar a un lugar s seguro para proveerlas de rollos y de maíz, pero mucha hacienda se está ahogando", concluyó Walker. 

Es imposible circular por la ruta 41 ya que se encintra casi en toda su traza debajo del agua que lleva la crecida del río salado

Producto de la crecida del río Salado, las ciudades bonaerenses de Dolores, Coronel Brandsen y Monte tenían esta mañana las rutas interrumpidas para el tránsito por las inundaciones provocadas por la crecida del río Salado, mientras se espera que en las próximas horas llegue a un pico máximo.
Voceros de la Policía Vial informó que en Dolores el corte era en el cruce de la rutas 29 y 41; en Coronel Brandsen a la altura del kilómetro 49 de la ruta 29 y en Monte en el cruce de las rutas 41 y 215.

La maquinaria agropecuara quedó abandonada en medio de lo que antes fueron campos. No volverán a serlo por muchos años.

Otras ciudades que presentan grandes extensiones de campo afectados por la crecida del río Salado, que baja desde Luján, son General Viamonte, Bragado, General Belgrano, Roque Pérez, Lezama, Castelli, Chascomus y Dolores, dijeron los voceros. Al respecto, el titular de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere, graficó que "de la Ruta (Nacional) 2 para el lado del continente es un mar", por lo que describió que "es desolador el panorama".

Opinó que "lo que más duele es la imprevisión, la indolencia", ya que, aseguró, el Gobierno recaudó "el doble del dinero necesario para mitigar con obras los efectos de las lluvias y no las hicieron. Tenían los recursos y el poder y no los llevaron a cabo", concluyó Etchevehere.

Dos hombres de a caballo tratan de buscarle una explicación al drama de las inundaciones.

Según explicó el director de Defensa Civil de la Provincia, Luciano Timerman, la crecida del río Salado es "histórica" y se espera para hoy y mañana "el pico más alto de agua" por lo que la Provincia tiene "montado un operativo de atención". En tanto, en General Viamonte, en el norte provincial, la Sociedad Rural local estimó que son unas 160.000 las hectáreas afectadas, y en Bragado más de 15.000 hectáreas de campos inundadas. 

"Hay que tener en cuenta que el agua viene bajando (desde Luján) por el río Salado pasando por ruta 3 y la zona de Belgrano y Roque Pérez, en dirección a Lezama, Chascomús, Castelli y Dolores", agregó Timerman.

El ganado trata de buscar un lugar seco para salir del agua. Si no lo hace, morirán ahogados.

"Estamos pelando como podemos, es pelear a ocho tanques de infantería con un escarbadientes, no podemos hacer nada. Aguantarnos y chuparnos todo el agua, no sólo los 400 (milímetros) que llovieron acá en Pila, sino todo el agua que vienen por el río Salado. Sería como una contención mandarle todo el agua a Pila", explicó Walker, en declaraciones a AM 1210.

“Estamos peleando como podemos

En las zonas afectadas montaron operativos en los que trabajan en conjunto personal de Defensa Civil, Bomberos, la Policía Bonaerense, Gendarmería, Vialidad provincial y nacional, y la secretaría de Medio Ambiente.

La excusa del gobierno bonarense apunta a que aún faltan obras, pero se hicieron muchas. Sin embargo, miles de
hectáreas de campo vuelven a estar debajo de las aguas por la crecida del río Salado.

En tanto, el Ministerio de Desarrollo Social anunció hoy que el próximo martes comenzará un operativo "casa por casa" para asistir con artículos para el hogar a vecinos damnificados por las inundaciones.
El operativo contará con equipos del Ministerio y la activa participación de los voluntarios de la Cruz Roja, Boy Scouts, diversas agrupaciones y ONG.
Las inundaciones en la provincia de Buenos Aires comenzaron en los primeros días de agosto a raíz de una serie de fuertes lluvias que desbordaron ríos y arroyos.
Esta situación causó la muerte a siete personas en tanto que decenas de miles resultaron damnificadas.