Menu Big Bang! News
Actualidad Polémica

La dueña de Balcarce reabre la grieta con sus rabiosos tuits

Comentarios hostiles hacia la ex presidenta, Evo Morales y manifestantes, dejaron al desnudo los polémicos mensajes de María Agustina Bonnecarrere, que trabaja en el PRO.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El salto a la fama de Balcarce el perro del Pro, que se dio el gusto de sentarse en el sillón de Rivadavia, dejó al descubierto a su polémica dueña, una colaboradora de Macri que no tiene reparos a la hora de twittear comentarios xenófobos y fachistas.

Macri y Balcarce, el perro estrella del Gobierno.

María Agustina “Puppi” Bonnecarrere, es desde 2011 editora de fotos del Pro y actual pareja de Pablo Pérez Paladino, director de Comunicación del Ministerio del Interior. Luego de que Balcarce ocupara las páginas de diarios y redes sociales, y se supiera que el perro no era propiedad del actual Presidente, las miradas viraron hacia su dueña.

“Puppi” se considera amante de los perros, pero no tanto de las personas...

A pesar de que su twitter se encuentra protegido, el diario Perfil reflejó algunos comentarios del pasado que dejaron ver un costado nada agradable de la encargada de los fotos del equipo del Pro. Dichos xenófobos que tildan de “bolita” a Evo Morales o aquellos contando la ira que le generan los que se alegraron con la muerte de Videla, dejaron al desnudo una mentalidad fachista y xenófaba que nada tienen que ver con el anhelo de cerrar la grieta, del cual Mauricio Macri tanto habla.

La crítica a Evo Morales.
Un tuit xenófobo. 

Aún hay más, cuando de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner se trata, la verborragia parece incontenible. Alusiones a la mala imagen personal de la  ex mandataria se destila desde sus tweets. 

Tuis rabiosos.

Bonnecarrere, es amante de los perros y  a mediados de 2015 encontró a Balcarce en la calle. Durante un tiempo la sede nacional del PRO, en Balcarce 412, donde funciona la Fundación Pensar, fue el hogar de la mascota hasta que la fotógrafa pudo tenerlo en su casa.