Menu Big Bang! News
Actualidad

La emotiva historia de los tucumanos a los que Francisco "casó" en el Vaticano

Los jóvenes bailarines tenían un sueño y no dudaron en hacer todo para conseguirlo. Su increíble experiencia.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Probablemente muchos de los que son creyentes de la Iglesia católica, desean con ansias poder algún día pasar por lo mismo que vivieron Romina García Fleury y Nicolás Correa, aquel 26 de abril que cambió sus vidas para siempre.

El matrimonio se presentó ante el Papa, quien bendijo a la pareja.

Aunque el principio todo parecía lejano y parte de un sueño, cuando la joven pareja comprendió que su idea se estaba convirtiendo en realidad, no tuvieron otra opción más que aguantar las ansias y esperar a que el tiempo pasara.

“Mientras buscábamos la iglesia en donde casarnos en Tucumán, ambos pensamos que sería lindo que el Papa nos bendijera”, explicó Nicolás Correa a BigBang y aclaró que aunque al principio sólo fue un pensamiento, gracias a una repentina oferta laboral todo comenzó a tomar sentido.

Nicolás Correa y Romina García se conocieron en 2009.

Ambos se dedican al baile desde hace mucho tiempo, y fue así que se conocieron en el 2009, cuando la hermana de Romina cumplió sus 15 años, y Nicolás fue a hacer el espectáculo en su fiesta. “Desde ese momento quedé enamorada de ella y recién un año después empezamos a salir”, explico el bailarín.

Aunque luego los chicos se separaron durante 3 años, lo cierto es que el baile los volvió a unir y fue justo ahí cuando llegó la propuesta de matrimonio. Sin embargo, la petición vino acompañada de una idea un tanto loca, ya que los jóvenes decidieron enviar una carta al Vaticano para pedir que el Papa les diera su bendición.

“Recibimos una propuesta para realizar una gira artística por Italia y Francia. En ese momento comenzamos a buscar en Internet como podíamos contactarnos con el Vaticano, encontramos una dirección y enviamos una carta de puño y letra”, dijo el flamante esposo de Romina y agregó que la respuesta por parte de la Iglesia llegó recién un mes después.

“Nosotros nos casamos en Tucumán el día 23 de abril en la iglesia Cristo Rey de Las Talitas y al otro día partimos a Roma para la audiencia pública”, dijo Nicolás. Además, explicó para este portal que en la carta que le enviaron los primero días de febrero al sumo pontífice, la pareja le pidió ser participes particularmente de la audiencia que se daría el día 26 de abril de este año, ya que esa iba a ser la fecha en que estarían de gira.

Junto a la pareja argentina, había al rededor de 20 matrimonios más.

Casi sin esperar respuesta, lo cierto es que los jóvenes se sorprendieron cuando descubrieron que el Vaticano había aceptado su pedido: “Nos explicaron que teníamos que ir el miércoles y retirar antes unos billetes de ingreso. A su vez, debíamos presentar el certificado de matrimonio de la iglesia y teníamos que ir con la ropa nupcial”.

Una vez allá, el matrimonio vivió uno de los momentos más emocionantes, ya que hasta el último instante los chicos dudaban si iban o no a ver a Francisco. “Esa mañana nos levantamos muy temprano e hicimos algunas cuadras caminando desde el hotel hasta el Vaticano, cuando nos íbamos acercando, la gente nos pedía fotos, nos tocaban bocina, nos saludaban y nos deseaban buenos augurios”, contó el bailarín.

Nicolás y Romina se vistieron con sus trajes de boda y fueron a pie hasta el Vaticano.

Además, Correa le dijo a BigBang, que junto a ellos había otros 20 matrimonios más de todo el mundo, pero que sin embargo, al que más le habló el Papa fue a ellos. Incluso, Francisco les preguntó de dónde eran, y cuando ellos respondieron que de Tucumán, el Papa les hizo un típico chiste, “entonces tengo que coserme los bolsillos".

La pareja se emocionó mucho ante la presencia del sumo pontífice.

Romina estaba muy emocionada y no paraba de llorar, el Papa la miraba y yo le dije ‘está muy emocionada’ y él la seguía mirando. Además, nos bendijo los anillos a cada uno de nosotros y también las libretas de casamiento de civil y de la iglesia y a lo último, nos dijo ‘recen por mí’ y se fue”, sentenció Nicolás.