Menu Big Bang! News
Actualidad mística coincidencia

La increíble historia del tatuaje del jugador de Huracán Diego Mendoza

Diego Mendoza fue uno de los jugadores de Huracán más afectados por el vuelco del colectivo en Venezuela. El delantero se tatuó la imagen de una Virgen y un reloj hace dos años. Hace poco se percató de un serie de coincidencias y premoniciones que llevaba en la piel. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Luego del accidente que sufrió el plantel de Huracán en Venezuela, salió a la luz una increíble historia que dejó a más de uno con la boca abierta.

Marcelo Palacios, el periodista deportivo de Ciudad Goti K (Radio La Red), contó que Diego Mendoza, uno de los jugadores de Huracán más afectados por el vuelco del colectivo en Caracas, Venezuela, le confesó un episodio entre místico y sorprendente.

Diego Mendoza y un relato sorprendente relacionado a su accidente. 

Luego del accidente , el delantero agradece estar con vida y le atribuye su suerte a una Virgen que se tatuó en su brazo izquierdo, motivado por una ocasión muy especial.

La imagen y las coincidencias

Hace dos años, la madre del futbolista del “Globo” estuvo en estado de coma. Mendoza le prometió a la Virgen que si su madre se recuperaba, el se tatuaba su imagen. Cuando la señora fue dada de alta, el delantero decidió cumplir su promesa.

Hace dos años, el jugador se tatuó una Virgen en su brazo izquiero.

Como la figura que era muy difícil de reproducir sobre la piel, un amigo le arrimó la imagen de otra Virgen, y a pesar de que no sabía quien era, el jugador “quemero” se la tatuó.

El tatuador decidió agregarle mas detalles a su diseño e incluyó un reloj con un hora en números romanos.  Dos años después esa imagen despertaría curiosidad en el círculo íntimo del jugador.

Luego de la intervención quirúrgica por las lesiones que le generó el choque en su tobillo derecho, Diego se dio cuenta de que la hora que marcaba su tatuaje era 11:40. Esa fue la hora en que el micro salió del hotel de Venezuela. Además, el tatuador agregó a su diseño el número 10, fecha exacta del accidente.

En el hospital de Venezuela lo visitó un cura, quien le elogió la Virgen tatuada.

A estos increíbles datos se le suma que cuando estaba internado en Venezuela, un sacerdote que fue a bendecirlo observó el diseño que lleva en su brazo izquierdo y le comentó: “que linda Virgen de la Paz tenés”. Mendoza no lo sabía.

Virgen de la Paz, protectora del jugador.

Cuando regresó a Buenos Aires, su madre le pidió que averiguara sobre la Virgen para ir a agradecerle. Cuando el futbolista investigó se quedó asombrado: es la patrona de Trujillo, una ciudad cercana al lugar donde volcó el colectivo.

El audio