Menu Big Bang! News
Actualidad Gestión

La mayor obra pública del macrismo da sus primeros pasos

Comenzaron los estudios y cálculos para la construcción de la Red de Expresos Regionales, un complejo subterráneo en el cual confluirán líneas de tren y subte, además del Metrobus.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La obra pública más importante planeada por el macrismo para la ciudad de Buenos Aires está dando sus primeros y pequeños pasos. Se trata de la Red de Expresos Regionales (RER), una megaestación subterránea ubicada debajo de la Av. 9 de Julio donde confluirán varias líneas de subte, los ferrocarriles Roca, Sarmiento, Mitre y Belgrano, y el Metrobus.

Ya a fines del 2015, luego de asumir como jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta había declarado en TN que durante su gestión estaba prevista la construcción de “una gran estación central para trenes debajo del Obelisco, una obra que beneficiará a 8 o 10 millones de personas”.

Y la llegada del 2016 le dio bandera de largada a los estudios y cálculos de la primera etapa de la obra, además de los trámites para la futura licitación. Según explican fuentes del Ministerio de Transporte, recurrir a esta red es más rendidor que ampliar la construcción de subtes, ya que conecta todo el sistema ferrroviario entre sí. “Se va a poder ir desde el sur del Conurbano al norte sin bajar de una formación”, remarcan.

Macri, Rodríguez Larreta y Dietrich presentaron oficialmente el proyecto en mayo. 

La idea es unir Berazategui con Tigre a través de un conglomerado que incluye 18 kilómetros de túnel y alrededor de 100 de vías de subte. La primera etapa del proyecto llevaría cuatro años de construcción, con un presupuesto de nueve mil millones de pesos. Se necesitarán cerca de 12 años para completarlo en su totalidad.

El diseño del proyecto ya está materializado.

Esta primera parte contemplaría la realización de una estación central en el subsuelo de la Av. 9 de Julio, entre el Obelisco y Av. De Mayo, además de la unión de las líneas Roca y San Martín con los tres ramales del ferrocarril Mitre.

Según la web del GCBA, así se acortarían los viajes gracias al RER.

El proyecto total está diseñado en tres niveles. A nivel del suelo, la estación central se conectaría con el Metrobus 9 de Julio y con puestos de ecobici. El primer subsuelo contaría con una terminal de combis, mientras que en el segundo se ubicará el túnel peatonal que conducirá a las líneas A, B, C y D del subte en primera instancia y, luego, a la nueva estación central del Sarmiento. Finalmente, el tercer nivel recibiría a los trenes del Belgrano Norte y Sur.