Menu Big Bang! News
Actualidad CONTRARRELOJ

La noche, principal enemigo para la búsqueda de los prófugos

Los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci no aparecen. El rol de los francotiradores y la palabra de un ex integrante del Grupo Halcón.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Las horas pasan y, con la caída del sol, disminuyen también las esperanzas de hallar a los prófugos

Pese al megaoperativo desplegado en las zonas rurales de San Agustín, San Carlos y Matilde, en la provincia de Santa Fe, los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci siguen eludiendo a las fuerzas de seguridad.

Más de 600 efectivos buscan a los prófugos en Santa Fe. 

Bigbang se contactó con una fuente que perteneció al Grupo Halcón, llegando a ser francotirador categoría Sniper, miembro de fuerzas tácticas y de irrupción, y negociador en este tipo de situaciones, con más de 40 tomas de rehenes en sus espaldas.

Un ex integrante del Grupo Halcón se refirió a la compleja situación.  

Desde su invalorable experiencia, se refirió al panorama que se les presenta a las fuerzas de seguridad por estas horas y trazó un análisis de las distintas aristas de esta complicada e intensa búsqueda. 

“La búsqueda a campo traviesa es como buscar una aguja en un pajar. Más cuando la orden, creo yo, es que aparezcan con vida. Nunca estuvieron cercados, esto está claro”, afirmó, y aseguró que “hubo mucha improvisación en la búsqueda”.

El experto dijo que la búsqueda a campo traviesa es “como buscar una aguja en un pajar”.

“Si no tienen cámaras infrarrojas o térmicas se les van a fugar”, advirtió el experto, para luego agregar que “es incomprensible cómo no los encuentran”.

“Sin cámaras infrarrojas se les van a fugar”, explicó desde su conocimiento.

“Igual, uno habla sentado detrás de un escritorio”, reconoció después, para meterse en el tema de los francotiradores.

Una superficie muy grande, complicada para los francotiradores Sniper. 

“Si son realmente Snipers tienen entrenamiento para búsqueda y rastreo, pero es una superficie muy grande”, explicó, con un dejo de escepticismo.

Aunque para el final eligió dejar un mensaje de esperanza. “Ojalá se entreguen y nadie salga lastimado”, concluyó.