Menu Big Bang! News
Actualidad TRAS LA EXHUMACION

La supuesta hija de Sandro: "Imaginaba un abrazo, no ir a buscar huesos"

Sandra aseguró que cuando inició su búsqueda, hace casi diez años, no se le hubiera ocurrido “ni remotamente” que iba a tener que exhumar a su padre para llegar a la verdad. Ahora hay un plazo legal de hasta 4 meses para cotejar el ADN.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Fue un día con sensaciones encontradas para Sandra Borda. Es que después de casi una década de buscar ser reconocida como hija de Roberto “Sandro” Sánchez, la Justicia finalmente accedió a la exhumación del cadáver del “Gitano”, que se realizó hoy, para realizar un examen de ADN y determinar si efectivamente lo es.

Horas después del proceso judicial, la supuesta hija del cantante habló con El Diario de Mariana. “Estoy en el peor momento de mi vida. En ningún momento se me pasó por la cabeza que iba a tener que pasar por esta situación cuando inicié mi búsqueda, ni remotamente se me hubiera ocurrido que iba a tener que exhumar a mi viejo. Yo no buscaba esto, yo buscaba a mi papá vivo. El final era un abrazo de mi papá, no ir a buscar sus huesos”, expresó.

Sandra Borda, la supuesta hija del “Gitano”. 

“Por favor no se olviden que esto ocurrió y ocurre porque hubo oposiciones, frenos innecesarios”, agregó, en clara alusión a Olga Garaventa, la última mujer del recordado artista.

Olga Garaventa, la última mujer de Sandro. Según Sandra, le ocultó el resultado de un ADN en 2007.

Vale recordar que, según contó Sandra, ella se enteró que era hija del cantante en 2006, cuando su madre se lo confesó antes de morir. Un año más tarde, se realizó un examen de ADN junto al artista de manera extrajudicial. La supuesta hija del “Gitano” explicó que Garaventa le dijo que el resultado había sido negativo, pero nunca le mostró el estudio.

Mientras tanto, en 2014 Sandra obtuvo la impugnación de la paternidad de Carlos Borda, que la había criado como su hija natural.

El plazo para cotejar las muestras es de entre 20 días a cuantro meses. Sólo entonces se conocerá definitivamente la verdad acerca de esta historia.